Yema de huevo con abrigo

Las claves

  • Ingr. prin.: Huevos y Lácteos
  • Plato: Entrante
  • Estilo: Cocina casera.
  • Ambiente: Celebraciones.
  • Tiempo: medio
  • Dificultad: bajo
  • Comensales: 2

INGREDIENTES PRINCIPALES

  • 4 yemas de huevo
  • 1 patata
  • 1 cucharada de mantequilla
  • 125g de harina para tempura
  • Unos 200ml de agua
  • 1 cucharada de tomate frito casero
  • Aceite de oliva (la cantidad dependerá del recipiente donde se haga la fritura)
  • Sal

Preparación de la receta

Para preparar la receta de Yema de huevo con abrigo:

No encontraba la ocasión para hacer estos “huevos fritos con patatas” pero nada más leer, concurso “Por el huevo” pensé este es el momento.

También es cierto, que estos huevos, era la primera vez que iba a prepararlos. Hacía tiempo que un amigo, Raúl, me había contado la cantidad de posibilidades que tiene la tempura, la cantidad de alimentos que alegran el plato del más exigente comensal después de pasar por esta pasta. Pasta que por otra parte tardé en decidirme a utilizar, siempre pensé que sería súper complicada, pero leí, escuché, no recuerdo, que lo fundamental era que el agua estuviera casi helada, y que la consistencia tuviera ese punto de papilla, natilla, vaya, que no chorree demasiado sobre la sartén, pero que no se convierta en pasta para croquetas.

En fin, al tajo, que debe empezar un día antes con la preparación de las yemas.

Después de separar las yemas de sus claras las he puesto, cada una de ellas, en el propio hueco de la huevera donde venían, eso si, antes, la huevera, había pasado por un baño de jabón para después disfrutar de una agradable ducha de agua fría. De aquí al congelador. Allí estuvieron toda la noche.

Con la patata ya limpia de su piel y picada en finísimas patatas paja, planchadas diría yo, preparo la base para estos huevos. Una sartén all fuego, la mitad de la mantequilla pintando todo el fondo, sobre ella las patatas con un poco de sal, bien alisadas para igualar toda la superficie, dejo que se vayan haciendo a fuego lento. Con cuidado, y cuando la parte de abajo está doradita, no quemada, le doy la vuelta para que pueda hacerse el otro lado. Con el resto de la mantequilla y con la ayuda de un tenedor, pinto los laterales para que con el calor de la sartén se vaya deshaciendo y cayendo, de este modo se reparte por igual y llega a todas las patatas.

Mientras preparo la tempura. En un cuenco, que he tenido en la nevera con la harina (esta harina que he utilizado ya tiene un poco de sal, de no traerla incorporada sería bueno añadirle una pizca para que no resulte muy sosa), preparo la pasta. Voy añadiendo el agua poco a poco y mezclando bien para que no queden grumos, llegados a este punto la dejo otra vez en el frigo hasta el momento de bañar las yemas, justo lo que tardo en retirarlas de “sus moldes”.

Pongo al fuego un cazo bien lleno de aceite de oliva, para este tipo de fritura he preferido utilizar uno refinado, y dejo que coja temperatura, alta, unos 180º que compruebo dejando caer un trocito de pan, si crepita y se dora rápidamente sin quemarse, el aceite está perfecto.

Paso las yemas por la pasta de tempura, y con cuidado las dejo caer sobre el aceite ¡Cuidado! Que no se quemen. Las retiro y las coloco sobre papel de cocina para que pierdan el exceso de aceite, aunque casi no les da tiempo.

Ahora es el momento de servirlo, no tiene que enfriarse demasiado o perdería todo el encanto.

En el fondo de plato las patatas fritas, encima las yemas bien abrigadas y crujientes, un poco de tomate frito y a disfrutar.

Es un plato sencillísimo, pero queda delicioso al mezclarse la melosa textura de las yemas con el crujiente de la tempura.

Espero que os guste.

Foto del plato terminado:


¡Encuentra todo lo que necesitas para preparar esta receta en nuestra Tienda de Canal Cocina!

TE RECOMENDAMOS

La tienda de canal cocina