Tarta de chocolate sin lactosa

Las claves

  • Ingr. prin.: Chocolate
  • Plato: Postre
  • Estilo: Cocina casera.
  • Ambiente: Celebraciones.
  • Tiempo: alto
  • Dificultad: bajo
  • Comensales: 4

INGREDIENTES PRINCIPALES

  • Para el bizcocho
  • 1 cucharadita de café instantáneo (tipo NESCAFÉ). Puedes usar descafeinado para la versión infantil. No aporta nada de sabor a café, sólo un poco de aroma, que le sienta de maravilla.
  • 250 ml de agua caliente
  • 85 gr de chocolate sin lactosa
  • 230 gr de harina de trigo
  • 300 gr de azúcar moreno
  • 90 gr de cacao en polvo sin azúcar (estilo VALOR)
  • 1 cucharadita de bicarbonato de sodio
  • 1 cucharadita de levadura química (estilo ROYAL)
  • 1 cucharadita de sal
  • 3 huevos, a temperatura ambiente
  • 2 yogures naturales sin lactosa
  • 120 ml de aceite de girasol
  • 1 cucharadita de esencia vainilla
  • Para el ganache de chocolate (y la crema intrabizcochera)
  • 240 ml de nata montada sin lactosa
  • 225 gr de chocolate sin lactosa
  • Para las virutas de chocolate
  • 65 gr de chocolate sin lactosa

Preparación de la receta


Yo iba a llamar a esta tarta “Muerte por chocolate“, porque tiene exactamente 3 tabletas de chocolate, pero al final he preferido obviar la nota amenazante, porque nos la hemos zampado y (por ahora) no hemos muerto. Eso sí, que sepas que esta receta no entra dentro de las “saludables”. Hoy ni fruta, ni avena, ni ná de ná. Sólo vicio.

NOTA: Para los intolerantes, he usado yogures KAIKU, chocolate con leche sin lactosa HACENDADO y nata montada sin lactosa FRISCREM, todo comprado en Mercadona. Yo suelo preferir usar chocolate negro en estas recetas, pero como no encontré sin lactosa, reduje un poco las cantidades de azúcar. Lo dejo a vuestro criterio, pero si lo haces con las cantidades que pongo, sale dulce dulce. Para los NO intolerantes, puedes hacer exactamente la misma receta usando productos con toda su lactosa y toda su lujuria.

He utilizado 3 moldes de 15 cm de diámetro. De ahí que la tarta salga pequeñita pero altísima. Puedes usar también 2 moldes de 18-20 cm o un molde de 22-24 cm. Lo único que variará es que cuanto más grande sea el molde, más tiempo de horno necesita. Ya sabes el truco de ir pinchando con un cuchillo en el centro del bizcocho y, cuando salga limpio, es que lo tenemos en su punto.


Para el bizcocho:
El primer paso, como siempre, es poner el horno a precalentar. 180 ºC, calor arriba y abajo.

En un bol, disuelve el café instantáneo en el agua caliente y luego introduce el chocolate. Remueve bien hasta que se haya mezclado completamente y reserva.
En otro bol grande, tamiza la harina, el azúcar, el cacao en polvo, el bicarbonato, la levadura y la sal. Mezcla todos los ingredientes bien.
Coge otro bol. Sí, ya sé que ya llevas 3 boles sucios, pero no te quejes que luego bien que te zampas la tarta. Bate los huevos con los yogures, el aceite y la vainilla. Añade esta mezcla líquida sobre la mezcla de ingredientes secos y bate a velocidad baja. Añade por último la mezcla de café y chocolate y bate hasta que esté todo integrado. Verás que la mezcla es bastante líquida, pero no te preocupes. El cacao en polvo necesita que la masa esté muy hidratada o el resultado sería luego un mazacote.

Dividimos la mezcla en los moldes y metemos al horno. Es importante dejar espacio entre los moldes para que circule el calor. Hornea unos 25-30 minutos, siempre vigilando el horno por si acaso. Saca luego los bizcochos y deja enfriar en una rejilla.

En las tartas de chocolate a mi me gusta bañar el bizcocho en algún almíbar. El cacao tiende a hacer que el bizcocho se seque antes por lo que, si no te vas a comer la tarta entera, es mejor para su conservación. Es un paso opcional pero, si quieres hacerlo, sólo tienes que calentar un poco de agua con un chorrito de ron (o azúcar si es versión infantil) y pintar con un pincel cada capa de bizcocho.


Para el glaseado:
Trocea el chocolate y déjalo en un bol. Vacía el bote de la nata montada y mete todo al microondas. Vete calentando en tandas de unos 40 segundos, removiendo bien entre tanda y tanda, hasta que obtengas una crema. Mete el bol con la mezcla en la nevera y déjalo ahí, al menos, 30 minutos.


Para las virutas de chocolate:
Coloca el chocolate en trocitos en un bol pequeño y caliéntalo en el microondas hasta que esté derretido. Extiende una plancha de papel de hornear y vierte el chocolate sobre ella. Reparte bien con una espátula y coloca otra lámina de papel de hornear encima. Enrolla tus láminas formando un rollo y ajústalo con una gomita, para que no se desenrolle. Mete en la nevera y déjalo ahí hasta que el chocolate se solidifique.


El montaje de la tarta:
Una vez que nuestros bizcochos están fríos y que tenemos los chocolates de la nevera en su correcto estado, realizamos el montaje.
Saca el bol de la crema de chocolate de la nevera y separa aproximadamente una taza de la mezcla. Bate la cantidad que te quedaba en el bol a velocidad media, hasta que tenga una textura suave.
Distribuye esta crema por el bizcocho. Es decir, primero colocamos una base de bizcocho, untamos la crema de chocolate por encima, luego colocamos otra base de bizcocho y más crema encima. Por último, la tercera plancha de bizcocho.
Pon a calentar en el microondas la taza con ganache de chocolate que habíamos reservado (con un minuto suele ser suficiente). Remueve bien y, con una espátula, vete distribuyendo el ganache líquido por toda la superficie de la tarta. Si empujas un poquito hacia los bordes, conseguirás ese efecto “chorreante” que queda tan fotogénico. :)
Y ya solo nos queda colocar las virutas. Saca el rollo que habíamos dejado en la nevera, retira la goma y, simplemente, desenrolla las láminas. Verás que obtienes las virutas directamente, sin necesidad de hacer nada más.


Distribuye las virutas por la superficie de la tarta como quieras y chimpún, trabajo terminado. :D


Foto del plato terminado:


¡Encuentra todo lo que necesitas para preparar esta receta en nuestra Tienda de Canal Cocina!

TE RECOMENDAMOS

La tienda de canal cocina