Gambones con guisantes y jugo de sus vainas

Las claves

  • Ingr. prin.: Verduras y Hortalizas
  • Plato: Entrante
  • Estilo: Cocina de autor.
  • Ambiente: Celebraciones.
  • Tiempo: medio
  • Dificultad: bajo
  • Comensales: 4

INGREDIENTES PRINCIPALES

  • 250gr guisantes frescos
  • 2 dientes de ajo
  • 2 puerros (parte verde)
  • 8 gambones
  • aceite de oliva virgen extra
  • sal

Preparación de la receta


Comenzaremos desgranando los guisantes. Para ello presionaremos las vainas con cuidado por sus uniones laterales y veremos como se despegan sin ningún tipo de dificultad. Todo es un trabajo manual, no son necesarios cuchillos ni artilugios varios.

Una vez abierta la vaina, pasaremos el dedo gordo por ejemplo,( utiliza el que quieras) por dicha vaina y veremos cómo los guisantes se van desprendiendo fácilmente. Reserva por un lado los guisantes y por otro las vainas.


Continuaremos haciendo el jugo. Para ello enjuagaremos bien las vainas para eliminar cualquier resto de tierra y las dejaremos escurrir. Seguidamente, con la ayuda de un cuchillo, eliminaremos las puntas que suelen estar algo secas y estropeadas. Una vez limpias y saneadas córtalas en 2 ó 3 trozos.

En una olla amplia pondremos a refreír los ajos picados y la parte verde de los puerros, todo muy bien picado. Cuando comience a pocharse añadiremos las vainas de los guisantes que teníamos preparadas y lo saltearemos todo junto. Cuando las vainas se hayan sofrito un poco le añadiremos un vaso de agua hasta cubrir y dejaremos cocer todo a fuego suave durante unos 15 minutos aproximadamente.


Transcurrido este tiempo, pasaremos todo el guiso al vaso de la batidora y lo trituraremos hasta conseguir una pasta homogénea. Finalmente la colaremos a través de un colador textil para quedarnos solo con el jugo de este guiso de vainas. Una vez hecho ésto blanquearemos los guisantes. Para ello pondremos agua a hervir con una pizca de sal y cuando rompa el hervor introduciremos los guisantes. Los coceremos durante un par de minutos máximo. Solo queremos eliminar el amargor de esta leguminosa conservando su textura. Pasado este tiempo los sumergiremos en agua fría para cortar la cocción.


Finalmente ya solo nos queda trabajar con los gambones. Tan sencillo como pelarlos y asarlos a la plancha. Una vez asados le pondremos un poco de sal por encima. En el plato presentaremos un fondo con el jugo y los guisantes blanqueados y encima los gambones marcados a la plancha.


Foto del plato terminado:

Trucos

Cualquier marisco puede ir genial para sustituir a los gambones

TE RECOMENDAMOS

La tienda de canal cocina