Créme brulée de crema de cacao con avellanas
Lúcete con Loleta      Ep: 11

Las claves

  • Ingr. prin.: Chocolate
  • Plato: Postre
  • Estilo: Cocina casera, Cocina dulce, Cocina francesa.
  • Ambiente: Celebraciones, Friends.
  • Tiempo: alto
  • Dificultad: bajo
  • Comensales: 6
  • Programa: Lúcete con Loleta
  • Episodio: 11

INGREDIENTES PRINCIPALES

  • 5 yemas de huevo
  • 3 cucharadas soperas de crema de cacao y avellanas
  • 100 g de azúcar en polvo
  • 4 cucharadas soperas de azúcar moreno
  • ½ l de nata líquida 35%
  • 1 cucharada de extracto de vainilla

Preparación de la receta

Precalentamos el horno a una temperatura de 100ºC.


En primer lugar, ponemos un cazo mediano en el fuego e incluimos la nata y la crema de cacao. Con ayuda de unas varillas, mezclamos a fuego bajo hasta que los ingredientes queden bien integrados.


Mientras la nata y el cacao se fusionan a fuego lento, con ayuda de una batidora eléctrica con varillas, montamos las yemas de huevo con el azúcar en polvo y el extracto de vainilla en un bol grande hasta conseguir una mezcla esponjosa. Reservamos.


Seguidamente, retiramos el cazo con la nata y el cacao del fuego y agregamos la mezcla al bol donde tenemos las yemas montadas. Iremos incluyéndola poco a poco, con ayuda de unas varillas, hasta que la mezcla sea uniforme.


Con ayuda de un cazo, rellenamos unos ramequines o unos recipientes aptos para horno con la mezcla obtenida, dejando un dedo por debajo del borde. Horneamos a 100ºC durante 60 minutos.


Una vez horneados, los cubrimos con azúcar moreno y caramelizamos con ayuda de un soplete. Cuando el azúcar empiece a formar burbujas, es cuando tenemos que dejar de quemar porque si continuamos se nos puede quedar con sabor amargo.


Dejamos enfriar en la nevera durante un par de horas para que la crema se asiente.


Servimos.

Trucos

Podemos preparar la crema sobre una base de bizcocho o galletas si deseamos un postre más contundente.


Este postre es posible conservarlo congelado. Para ello, una vez horneado espera a que se enfríen a temperatura ambiente y después guarda en el congelador. 


Si no tenemos un soplete o antorcha para caramelizar el azúcar, podemos hacerlo en el horno de la siguiente manera: Una vez que tenemos los ramequines montados con el azúcar moreno, encendemos el horno con el gratinador a toda potencia. Introducimos los ramequines en posición alta y dejamos caramelizar. Tenemos que estar muy atentos de que no se nos queme el azúcar porque carameliza muy rápido y quedará con un sabor amargo.


¡Encuentra todo lo que necesitas para preparar esta receta en nuestra Tienda de Canal Cocina!

TE RECOMENDAMOS

La tienda de canal cocina