Tarta Alaska tostada (Decadent baked Alaska)
La repostería de Anna Olson T4      Ep: 69

Las claves

  • Ingr. prin.: Huevos y Lácteos
  • Plato: Postre
  • Estilo: Cocina casera, Cocina dulce, Cocina francesa, Cocina británica.
  • Ambiente: Celebraciones, De etiqueta, Pija, Romántica, Veraniega.
  • Tiempo: alto
  • Dificultad: alto
  • Comensales: 12
  • Programa: La repostería de Anna Olson T4
  • Episodio: 69

INGREDIENTES PRINCIPALES

  • Para el bizcocho genovés:
  • 6 Huevos grandes a temperatura ambiente
  • 1 taza o 200 g de azúcar
  • 1 taza o 150 g de harina de todo uso
  • ¼ cucharadilla o 1,25 g de sal
  • 2 cucharadas o 30 g mantequilla sin sal derretida
  • 1 cucharadilla o 5 ml de esencia de vainilla
  • Para el helado:
  • 2 tazas o 500 ml de nata baja en grasa
  • 1 vaina de vainilla
  • 2 cucharadas o 30 ml de flores de lavanda fresca seca
  • 4 yemas de huevo
  • 6 cucharadas o 75 g de azúcar granulado
  • 1 taza o 250 ml de nata helada
  • ¼ taza o 75 g de miel
  • Para el merengue:
  • 3 claras de huevo
  • ¾ taza o 150 g de azúcar granulado
  • 1 cucharadilla o 5 ml de esencia de vainilla

Preparación de la receta

En el capítulo 69 del programa de televisión La repostería de Anna Olson T4, la cocinera experta en repostería Anna Olson prepara la receta de Tarta Alaska tostada (Decadent baked Alaska). Un exquisito postre donde la crema inglesa se convierte en ingrediente principal como parte del relleno de la tarta.


Para que el relleno de la tarta coja todo el sabor de las flores de lavanda secas es mejor prepararlo la noche anterior o con un día de tiempo. Necesitaremos una máquina de hacer helado para preparar esta receta.


Lo primero que tenemos que hacer es el bizcocho genovés. Para ello, en un bol profundo batimos 6 huevos a temperatura ambiente y 200 g de azúcar con la batidora a gran velocidad hasta que se duplique el volumen de la mezcla.


Precalentamos el horno a 160ºC.


Añadimos al bol los ingredientes secos tamizados: 150 g de harina de todo uso y un cuarto de cucharilla de sal. Batimos todo bien con la batidora.


Retiramos un poco de masa en un cuenco y reservamos.


Con el resto, para enriquecer la masa, incorporamos al bol 30 g de mantequilla sin sal derretida y 5 ml de esencia de vainilla. Revolvemos todo.


Cuando la masa quede homogénea, vertemos sobre papel de hornear en un molde para bizcochos finos de 30 x 43 cm. Con una espátula repartimos bien por todo el molde, ocupando todas las esquinas y espacios.


Introducimos el molde con la masa en el horno durante 25 minutos hasta que su superficie quede dorada. Presionamos su superficie y, si recupera su forma inmediatamente, está cocinado.


Dejamos enfriar el bizcocho.


Colocamos en una cazuela amplia y de poca profundidad a fuego medio 500 ml de nata baja en grasa, las semillas de una vaina de vainilla y 2 cucharadas de flores de lavanda fresca y seca.


En un bol a parte batimos y mezclamos 4 yemas de huevo y 75 g de azúcar granulado.


Cuando está bien mezclado, lo añadimos a la cazuela hasta que espese. En este punto, apartamos del fuego para que se temple a temperatura ambiente.


Cuando ya está templado, volvemos a llevar la mezcla al fuego y cocemos hasta que espese.


Empleamos una cuchara de madera para medir cuando la crema inglesa cubre el dorso de la cuchara y está lista. En este punto, apartamos del fuego.


Colamos las flores de lavanda que ya han cumplido su función de darle una roma especial a la crema.


La crema debe enfriarse bien en la nevera antes de añadirla al helado, por lo que siempre será mejor cocinarlo de un día para otro.


Cuando esté bien fría la crema inglesa, la tomamos e introducimos en una máquina de hacer helado junto con 250 ml de nata helada y 75 g de miel para endulzar la mezcla.


La crema de helado de miel y lavanda puede tardar de 15 a 30 minutos en helarse.


Mientras colocamos nuestro bizcocho ya frío en un cuenco redondo y amplio forrado con papel film, con capacidad para 2 litros y medio.


Primero, despegamos el bizcocho del papel de hornear y después, para colocarlo, lo cortamos adaptando el bizcocho al tamaño del cuenco. Empezamos con un disco de bizcocho para la base del cuenco y cubrimos todas las paredes del cuenco con pequeños trozos triangulares de bizcocho.


El helado irá dentro y debemos conservar suficiente bizcocho para cubrir la superficie de la tarta y que nada se salga. Es como hacer un puzzle de bizcocho perfecto.


Rellenamos el bizcocho de helado y tapamos la superficie.


Congelamos durante unas cuantas horas para conseguir firmeza en la tarta.


Preparamos merengue francés tostado para cubrir la tarta y proteger el helado interior para que no se derrita.


Batimos 3 claras de huevo y 150 g de azúcar en un cuenco que llevamos al fuego sobre un baño María para que el azúcar se disuelva ligeramente.


Cuando el azúcar se haya disuelto un poco, sacamos la mezcla del fuego y batimos con batidora a velocidad alta unos 4 minutos en un bol hasta que el merengue está firme.


Si queremos darle un poco de sabor al merengue, añadimos 5 ml de esencia de vainilla.


Con el merengue cubrimos todo el bizcocho de la tarta Alaska de la cima de la tarta hacia las paredes y hasta su base dando una forma suntuosa e irregular.


Tenemos dos opciones para tostar el merengue que cubre la tarta. La primera consiste en meter nuestra tarta en el horno a 230ºC durante 4 minutos. En la segunda necesitamos un soplete de cocina. Con el tostado de la tarta obtenemos un bonito tono dorado del merengue.


Servimos.


En este capítulo de La repostería de Anna Olson T4, la repostera canadiense Anna Olson también prepara otras dos recetas con Crema Inglesa: Peras Bella Helena (Poires Belle Helene) e Islas flotantes (Illes flottantes).


¡Encuentra todo lo que necesitas para preparar esta receta en nuestra Tienda de Canal Cocina!

TE RECOMENDAMOS

La tienda de canal cocina