Pastelitos de espinacas y queso feta (Spinach and feta parcels)
Más recetas de Paul Hollywood      Ep: 10

Las claves

  • Ingr. prin.: Masas y Hojaldres
  • Plato: Entrante
  • Estilo: Cocina casera, Cocina del mundo.
  • Ambiente: De etiqueta, Romántica.
  • Tiempo: alto
  • Dificultad: medio
  • Comensales: 4
  • Programa: Más recetas de Paul Hollywood
  • Episodio: 10

INGREDIENTES PRINCIPALES

  • Para la masa:
  • 250 g de harina de fuerza
  • 1 cucharadita de sal fina
  • 1 cucharadita de levadura instantánea
  • 30 ml de aceite de oliva
  • 125 – 150 ml de agua
  • Para el relleno:
  • 15 ml de aceite de oliva
  • 2 dientes de ajo
  • 500 g de espinacas enteras congeladas
  • 125 g queso feta o queso feta de Yorkshire
  • 30 g de piñones
  • 45 g menta fresca picada
  • Sal
  • Pimienta negra

Preparación de la receta

En el capítulo 10 del programa de televisión Más recetas de Paul Hollywood, el cocinero inglés Paul Hollywood elabora una sabrosa receta de Pastelitos de espinacas y queso feta (Spinach and feta parcels).


Estos pasteles están inspirados en la cocina libanesa, concretamente en un plato llamado fatayer. Sin embargo, al contrario que en esta receta libanesa, vamos a utilizar masa de pastel en lugar de masa de pan blando.


Lo primero que vamos a hacer es preparar la masa. Para ello, ponemos en un bol grande 250 g de harina de fuerza y una pizca de sal. Después también añadimos levadura instantánea, puesto que es más fácil de utilizar que la fresca.


Incorporamos al bol 30 ml de aceite de oliva y 125 ml de agua. Empezamos a mezclar con las manos hasta que se forme una pasta blanda, incorporando de vez en cuando más agua si fuera necesario. Nos tiene que quedar una masa elástica y lisa.


Mojamos nuestra superficie de trabajo con un poco de aceite de oliva y volcamos la masa. Amasamos durante 5 minutos con las manos para suavizarla y para que los ingredientes se incorporen por toda la masa. La masa resultante tiene que ser muy fina.


Cuando la masa se haya vuelto lisa y ya no tan elástica, la volvemos a meter en el bol y la tapamos con papel film. Dejamos reposar la masa en un lugar templado y libre de corrientes durante una hora para que multiplique su tamaño.


Mientras tanto, vamos a preparar el relleno. Calentamos una sartén en fuego bajo con un chorrito de aceite de oliva y picamos dos dientes de ajo pelados.


Cuando la sartén esté caliente añadimos los dientes de ajo y los cocinamos hasta que se doren. Seguidamente los pasamos a un bol grande.


Agregamos ahora 500 g de espinacas congeladas a la sartén y subimos el fuego. Utilizamos espinacas congeladas porque es una forma más sencilla de elaborar nuestros pasteles. Además, si compráis espinacas congeladas de buena calidad puede que tengan menos agua que las frescas.


Cocinamos las espinacas, moviendo de vez en cuando, hasta que  se ablanden y el líquido que sueltan se haya evaporado.


Una vez estén listas las espinacas, las colocamos en el bol con el ajo y salpimentamos al gusto, pero hay que tener en cuenta que el queso feta tiene sal. Dejamos enfriar.


Cuando esté frío, añadimos 125 g de queso feta, 30 g de piñones y 45 g de menta fresca picada. Mezclamos todo completamente hasta que los ingredientes queden bien integrados.


A continuación vamos a montar los pastelitos. Para ello, lo primero que tenemos que hacer es precalentar el horno a 220ºC y colocar papel vegetal en una bandeja apta para horno


Volcamos la masa en una tabla de madera ligeramente enharinada y poco a poco la desgasificamos dándole pequeños golpes con las manos. Después, dividimos la masa en cuatro partes iguales y le damos forma de bola a cada una de ellas ayudándonos con la palma de las manos y la tabla de madera.


Seguidamente estiramos con un rodillo una de las porciones. El resultado tiene que ser un círculo de unos 18 cm de diámetro y unos 5 mm de grosor. Repetimos el proceso con el resto de las porciones.


Dividimos el relleno en cada una de las porciones de masa y lo colocamos en el medio de cada porción.


Mojamos los bordes de cada porción de masa con un poco de agua y cerramos cada pastel de forma piramidal, presionando muy bien los bordes para que no se salga el relleno cuando cocinemos. Repetimos la operación con todas las porciones.


Una vez tengamos listas todas las porciones, las colocamos sobre la bandeja con papel vegetal y las horneamos durante unos 15 minutos a 220ºC.


Cuando haya pasado el tiempo de cocción y estén dorados, sacamos los pastelitos del horno. Se pueden comer calientes, templados o fríos.


En este capítulo de Más recetas de Paul Hollywood, el chef británico Paul Hollywood también prepara Pastel de carne de cerdo y huevo (Raised pork and egg pie) y Cumberland rum nicky.


¡Encuentra todo lo que necesitas para preparar esta receta en nuestra Tienda de Canal Cocina!

TE RECOMENDAMOS

La tienda de canal cocina