Layer cake chocolate, kinder y avellanas

Las claves

  • Ingr. prin.: Chocolate
  • Plato: Postre
  • Estilo: Cocina dulce.
  • Ambiente: Celebraciones.
  • Tiempo: medio
  • Dificultad: medio
  • Comensales: 4

INGREDIENTES PRINCIPALES

  • PARA EL BIZCOCHO DE CHOCOLATE NEGRO
  • 125g mantequilla
  • 280g azúcar
  • 220g harina
  • 60g cacao en polvo
  • 1 cucharadita levadura en polvo
  • 2 huevos L
  • 190 buttermilk (180ml leche semidesnatada 1/2 tbsp zumo de limón)
  • 1 cucharadita pasta de vainilla
  • 190ml agua tíbia
  • 1 y 1/2 cucharadita bicarbonato sódico
  • 1/2 cucharadita sal
  • PARA EL RELLENO DE KINDER CHOCOLATE BUTTERCREAM
  • 125g mantequilla
  • 150g azúcar glas
  • 100g chocolate Kinder (8 chocolatinas)
  • 1 chocolatina Kinder troceada en cada capa
  • PARA LA CREMA DE AVELLANA ITALIANA
  • 3 yemas de huevo
  • 42ml agua
  • 132g azúcar
  • 210g mantequilla
  • 1 cucharada 1/2 cucharadita 1/4 cucharadita de pasta de avellana italiana

Preparación de la receta


PREPARACIÓN del bizcocho de chocolate negro:

- Precalentamos el horno a 170º con calor arriba y abajo. Engrasamos el molde y reservamos.

- Preparamos la buttermilk y la dejamos reposar durante unos 15 minutos a temperatura ambiente. Veremos como la leche se corta y aparecen grumos (a mi me parece asqueroso, pero da mucha jugosidad al bizcocho).

- Dejamos la mantequilla a temperatura ambiente hasta que esté pomada.

- Mezclamos la harina con la levadura, el bicarbonato y la sal. Tamizamos y reservamos.

- Cuando la mantequilla ya está pomada, la mezclamos bien con el azúcar. Vamos aumentando la velocidad progresivamente hasta que esté bien integrado y la crema sea sedosa.

- Añadimos los huevos, uno a uno y asegurándonos que se integran totalmente. Batimos a velocidad alta durante unos minutos para que la preparación coja aire y suba de volumen.

- Poco a poco, incorporamos la preparación de buttermilk y la pasta de vainilla. Seguimos batiendo.

- Bajamos la velocidad de la batidora al mínimo e incorporamos la mitad de la mezcla de harina+levadura+sal+bicarbonato, mezclando únicamente hasta que esté integrado y no haya grumos. Entonces, añadimos el agua tibia (un minutillo antes la calentamos al microondas, muy poquito) y el cacao en polvo. Seguimos mezclando a velocidad mínima, lo justo y necesario.


- Por último, añadimos la otra mitad de la harina + levadura + bicarbonato + sal. Mezclamos suavemente y listo. (Esta masa huele de maravillaaaaaaaaaaaa!).

- Ahora, con nuestra preparación, rellenamos el molde escogido. Os recomiendo que no lo llenéis hasta arriba o se desbordará y luego es un "berenjenal" para limpiarlo todo jajajajaja (experiencia propia, modo on!).

- Lo metemos al horno, durante mínimo 60 minutos. A partir de este momento, podéis abrir el horno y pinchar el bizcocho con una brocheta, si ésta sale limpia y seca, el bizcocho está listo. A mi, en total, me tardó 1h y 15 minutos en estar listo... pero como cada horno es un mundo, lo mejor es que lo vayáis controlando vosotros mismos. (Respeto a la temperatura, pues lo mismo, yo lo he hecho a 170º porque prefiero que no le salga copete o le salga muy poco para así no tener que "malgastar" bizcocho al cortarlo... pero si vosotros trabajáis a 180º pues perfecto!).
Una vez esté listo, sacamos del horno y dejamos enfriar. Más tarde, desmoldamos.


PREPARACIÓN del relleno de Kinder:

- Dejamos la mantequilla a temperatura ambiente hasta que esté pomada. De -mientras, tamizamos el azúcar glas para tenerlo ya listo.

- Derretimos las chocolatinas Kinder en el microondas o al baño María, dejamos atemperar a temperatura ambiente, removiendo con una cuchara o una pala de madera.

- Ahora a por la buttercream: en un bol, mezclamos intensamente la mantequilla con el azúcar glas. La preparación se volverá cada vez más blanquecina, sedosa y suave. Vamos aumentando la velocidad progresivamente.

- Luego, cuando ya esté a temperatura ambiente y no queme, añadimos el chocolate Kinder deshecho y volvemos a batir bien a velocidad alta. Listo!


PREPARACIÓN de la crema de avellana italiana:

- Cortamos la mantequilla fría a tiras finas y la dejamos a temperatura ambiente hasta que esté bien pomada. Reservamos.

- En el bol de la batidora, batimos a velocidad media-alta las yemas de huevo. Poco a poco, irán montando.

- De mientras, preparamos un almíbar: en un cazo a fuego medio, calentamos el azúcar y el agua. Si tenemos termómetro de azúcar, debemos dejarlo hasta que alcance los 120º, sino hasta que el azúcar esté bien disuelto y al ponernos una gotita en las manos no notemos grumos.

- Poco a poco, en forma de hilo, vamos vertiendo el almíbar sobre las yemas de huevo ya montadas. Sin dejar de batir y intentando evitar que la preparación toque las varillas de la batidora o se quedará todo cristalizado. Batimos a velocidad alta, por lo menos durante 10 minutos más hasta que la mezcla esté a temperatura ambiente.

- Añadimos, poco a poco, la mantequilla ya pomada. Cuando esté toda incorporada subimos la velocidad de nuevo al máximo y damos unos minutos más de batido para que todo quede bien integrado. En este momento, también añadimos la pasta de avellana italiana.


En cuanto al MONTAJE de esta tarta, cómo podéis ver tiene algunas técnicas que debemos tener en cuenta para poder prepararla con una estética bonita. Una layer cake se caracteriza por ser una tarta de capas, rellena por dentro y cubierta con fuera, a veces con motivos decorativos, y otras veces simplemente extendiendo la crema preparada.

- Lo primero que debemos hacer es cortar nuestro bizcocho, ya frío. Para ello, si tenéis, podéis usar la lira, así os aseguráis que todos tienen la misma altura y se cortan rectos. Sino, como se ha hecho siempre, con un cuchillo. Yo he cortado un total de 3 capas, pero podéis hacer tantas como queráis con la altura del bizcocho que tenéis.

- Ahora pasamos a rellenarlo. Para ello, cogemos la Kinder Chocolate Buttercream y con la ayuda de una espátula o un cuchillo sin sierra, vamos extendiendo la crema. Esto es fácil :) muy facil! Para darle un toque aún más chocolateado (sí, más... nunca es suficiente) troceamos una barrita de Kinder Chocolateado y la repartimos por encima del relleno, entre capa y capa de bizcocho. Así, vamos montando nuestra tarta hasta tener las capas listas.


- Ahora, a cubrirla! Bueno, para mi, esta parte es la más difícil... tampoco es que lo haga muy a menudo, así que quizás es por eso jajajaja Para ello, cogemos la crema de avellana italiana y con la ayuda de una espátula empezamos a dar una primera capa alrededor de las paredes de la tarta. Esta primera capa es fina, lo más seguro es que se os transparenten las capas (no pasa nada!). Finalmente, cubrimos la parte de arriba de la misma manera. Metemos en la nevera unos 30 minutos para que endurezca esta capa de crema.

- Hacemos lo mismo, de nuevo. Primero cubrimos la paredes de la tarta y luego la parte superior. Debemos intentar que quede lo más liso y recto posible... y evitar las malditas burbujitas de aire que aparecen (que rabia daaaaaaaaan!). Si aún se os ve alguna zona oscura por el bizcocho, volvéis a poner en la nevera 30 minutos y repetís este último paso de nuevo. Yo he hecho un total de tres capas exteriores, para intentar que no se viera nada de nada de nada las capas de la tarta... y lo he conseguido :) Además estoy mega orgullosa porque creo que me ha quedado muy lisita y con prácticamente ninguna burbuja de aire :) Un aplauso para mi jajajajaja


Foto del plato terminado:


¡Encuentra todo lo que necesitas para preparar esta receta en nuestra Tienda de Canal Cocina!

TE RECOMENDAMOS

La tienda de canal cocina