Noticias - Me voy a comer el mundo

Me voy a comer el mundo: Noruega

05 de agosto de 2019

En el capítulo 38 del programa de televisión Me voy a comer el mundoT3, conocemos junto a Verónica Zumalacárregui una de las joyas del Mar del Norte, Noruega.

Situado al norte de Europa, en la Península escandinava encontramos el Reino de Noruega. Con un tamaño semejante al de Alemania, y paisajes propios de una foto de postal. Su población cuenta con poco más de 5 millones de habitantes. Actualmente, es uno de los países más ricos del mundo, gracias al hallazgo de petróleo en el Mar del Norte durante los años 70. Hoy en día, es también uno de los más felices, y es que gran parte de su calidad de vida está ligada a su abundante naturaleza que se mantiene virgen y salvaje.

Nuestro viaje comienza en Bergen, la segunda ciudad más grande de Noruega, con 280.000 habitantes su historia está muy ligada al mar. Rodeada por 7 colinas y bañada por el mar, fue capital del país en el siglo XIII hasta el cambio de siglo. Bergen, también es famosa por ser la puerta de entrada a los fiordos noruegos, lo que convierte la ciudad en el mayor puerto de cruceros turísticos del país.

Conocida como "la Ciudad de la lluvia" o "la Seattle de Europa", ha llegado a registrar 80 días consecutivos de precipitaciones. Durante años existieron "Paraplyautomater", máquinas dispensadoras de paraguas en la calle.

Sus habitantes, una mezcla de marineros, estudiantes y extranjeros dotan a la ciudad de un ambiente de lo más vibrante.

Degustando la gastronomía tradicional noruega

En el puerto, Verónica ha quedado con Christian, un piloto que vivió algunos años en España.

Llegamos a uno de los sitios más mágicos de la ciudad, Bryggen -en noruego "muelle o embarcadero"- el barrio portuario más antiguo de Bergen. Sus pintorescas casas de madera fueron declaradas patrimonio de la humanidad por la Unesco en 1980.

Al borde del muelle, encontramos el mercado de pescado, Fisketorget, donde Verónica probará el auténtico salmón ahumado noruego. Este, se ahúma durante 3 horas en frío y con varios tipos de leña. También, encontramos otro de los platos típicos de noruega, el bogavante azul. Su color se debe a la temperatura del agua en el que se encuentra, y puede llegar a alcanzar los 100 años de vida.

Verónica se dirige junto a Christian a su pescadería de confianza en busca de abadejo para preparar la tradicional, Fiskesuppe. Para ello, se corta el pescado y se sacan piezas para ponerlas en la olla. Añadimos verdura, pimienta, laurel y tomillo y ponemos a hervir durante 30 min.

Cuando el caldo está listo, lo colamos y añadimos apio-nabo, chirivía y zanahoria picada. Agregamos agua y harina de trigo para que la mezcla se espese y dejamos hervir durante 10 min. Una vez ha hervido, añadimos más pescado cortado en trozos pequeños y agregamos crema agria con vinagre y nata al caldo. También, añadiremos una mezcla de huevos y nata, y dejaremos cocer durante 5 min, y la sopa estará lista.

Para acompañar la cena, se suele tomar sidra o zumo de manzana.

La cocina una materia obligatoria

En Noruega, se imparte de manera obligatoria "Nutrición y Salud", una asignatura teórico-práctica que se imparte a niños entre 6 y 14 años en todos los colegios, y donde adquieren conocimientos de cocina y nutrición.

Verónica ha quedado con Maite, una profesora española que lleva años en Noruega. Para ser parte de una de estas clases donde veremos a los alumnos preparar una sopa de reno siguiendo la tradición sami y una tarta típica.

Platos extremos en los fiordos

Uno de los mayores atractivos turísticos de Noruega son sus fiordos, brazos prolongados de los mares, que a menudo alcanzan grandes distancias tierra adentro, formando majestuosos acantilados. Existen más de mil. Verónica tendrá la oportunidad de visitar el Hardangerfjord, el 2º más largo de Noruega y el 4º del mundo junto a Agurtxane, una española que lleva aquí 14 años y regenta una pequeña fábrica de chocolate situada en estos idílicos paisajes.
En una bucólica cabaña, situada a las faldas del fiordo Verónica y Agurtxane probaran un plato de trucha fileteada preparado por locales. Se acompaña con una salsa de nata con mantequilla y un poco de caldo de pescado y zumo de manzana. Típico acompañamiento para la trucha y el salmón.

En Noruega, se consumen unos 300 g de reno de media por persona. Esta muy ligado con la tradición gastronómica samis. No podemos abandonar estos paisajes sin probar alguno de estos platos, por lo que aprenderemos a preparar y probaremos lengua de reno ahumada junto a Thomas.

Oslo y sus particularidades

Nos trasladamos a Oslo, la capital noruega, una ciudad sin pretensiones que refleja a la perfección la modestia de sus habitantes. Es la ciudad que más rápido crece de toda Europa y, sin embargo, solo un tercio de su territorio se encuentra edificado, rodeado por un bosque protegido por sus 600.000 habitantes.
En el puerto, Verónica se encuentra con Gerd, un noruego que ha vivido en 13 países y que trabaja para la ONU. Juntos recorren la ciudad hasta llegar al ayuntamiento de Oslo, donde se entrega el Premio Nobel de la Paz, una condecoración que pesé a ser sueca se entrega en Noruega ya que su fundador, Alfred Nobel, consideraba Oslo una ciudad más imparcial. También, visitamos el palacio real. Gerd nos cuenta que cuando la bandera noruega esta izada es sinónimo de que se encuentran los miembros de la familia real en su interior.

Vamos a Fenaknoken, una carnicería tradicional donde probamos el "Jamón Serrano noruego", elaborado a partir de cordero, y una especie de embutido similar a la morcilla elaborado a partir de carne de caballo. Para terminar nuestro recorrido gastronómico por Oslo, nos dirigimos a la casa más antigua de la ciudad a probar las albóndigas con carne. Estas albóndigas suelen prepararse con 150 g de carne de vacuno, por lo que su tamaño equivale al de una pelota de tenis. Lo normal es tomar entre 3 y 4 de estas albóndigas.
Gerd para despedirse de Verónica la invitará a su casa a probar una de las tradiciones más arraigadas entre los noruegos, los tacofredag o viernes de taco, donde las familias se dan cita alrededor de la mesa para degustar esta deliciosa comida mexicana preparada con el toque escandinavo.

Probando la carne de ballena

Noruega es el 2º país exportador de pescado del mundo. Sus productos se consumen en alrededor de 140 países, y son reconocidos por todo el globo debido a su gran calidad. Sin embargo, hay un plato difícil de probar fuera de sus fronteras, la carne de ballena.

Es uno de los 3 países del mundo en los que se puede degustar esta carne, junto a Japón e Islandia. Quedamos con Ingrid, una noruega que habla español y que sabe que Verónica es fan de los platos extremos. A parte de la carne de ballena, probamos el arenque fermentado, muy salado y ácido, pero con textura agradable.

La salchicha también es un manjar muy típico de la cocina noruega. Se prepara en un horno de vapor y se envuelve en una tortilla de patata. Su propia versión del hot-dog.
Para terminar nuestra visita por Noruega, Ingrid nos lleva a tomar un coctel al mejor bar de copas de la ciudad, que además es el número 19 a nivel mundial. Y es que este bar tan variopinto cuenta con una barbería en su interior.

Así nos despedimos de Noruega, un lugar que invita a bajar las pulsaciones por su majestuosa naturaleza y la forma en la que sus ciudadanos se mimetizan con ella.

No te pierdas los capítulos de Me voy a comer el mundo con Verónica Zumalacárregui en Canal Cocina.

Conoce el resto de ciudades que ya ha visitado Verónica Zumalacárregui en nuestra sección Me voy a comer el mundo.

TE RECOMENDAMOS

La tienda de canal cocina