Especiales - Productos recomendados

El bocata de calamares: el plato más castizo

03 de noviembre de 2014

 

Pensar en un bocata de calamares es trasladarse a la Plaza Mayor de Madrid, ya que este producto se ha convertido en el icono gastronómico de la capital española. Aunque se trata de un plato sencillo (unos calamares rebozados y fritos entre dos trozos de pan), es la tapa estrella de los bares madrileños.

Su origen no está definido: mientras algunos apuntan a una posible influencia árabe por su fritura, otros sitúan su origen en la época de La Reconquista. Pero lo que sí queda claro es que, en Madrid, las cañas se acompañan con un buen bocata de calamares, que deja su olor en cada calle de la ciudad, como San Bernardo o Fuencarral.

Muchos bares de la capital son conocidos por prepararlo. En la Plaza Mayor, en el Bar Postas o el Bar La Campana, puedes tomar un bocata de calamares de tapa por un precio que no supera los 4 euros. El Brillante es otro bar que coloca el bocadillo de calamares como su tapa estrella; abrió en los años 50 y, desde entonces, ofrece este plato en dos variantes: pan de chapata o baguette.

Otros bares se alejan del clásico bocadillo de calamares y lo reinventan, pero siempre manteniendo su esencia. dNorte es una taberna especializada en recetas tradicionales y la nota castiza la ponen con un "Bocata" de rabas de potera. En Espacio 33 no entienden tomarse una rubia sin un bocata de calamares y, por eso, ofrecen un Bocadillo de calamares de potera con espuma de clara de cerveza.

Los Galayos, otro clásico de la Plaza Mayor, aúna tradición y modernidad y ofertan dos versiones: Bocata de calamares de toda la vida con mucho mimo y Montado gourmet de calamar al aro. El aclamado chef Sergi Arola tampoco deja de lado los clásicos y en su restaurante ofrece también su visión de este plato, que nos lo enseñó en El rey del pincho.

Fuera de Madrid no es tan típico, pero tienen productos parecidos: en Cantabria es popular el bocadillo de rabas mientras que, en Zaragoza, es el bocata de calamares bravos.

Sea como sea, el bocadillo de calamares viene bien tanto para almorzar como para comer, merendar o cenar, acompañado de mayonesa o zumo de limón o servido en pan de mollete o baguette. Sólo tiene que seguir unas claves básicas: un buen calamar, un buen pan y el mejor aceite de oliva virgen extra.

En Canal Cocina, te ofrecemos dos versiones: el Bocadillo de calamares de Mª José San Román en Recetas por 5 euros y el Bocadillo de calamares de Sergi Arola en El rey del pincho.

TE RECOMENDAMOS

La tienda de canal cocina