Bollos suízos de chocolate

Las claves

  • Ingr. prin.: Chocolate
  • Plato: Postre
  • Estilo: Cocina dulce.
  • Ambiente: A diario.
  • Tiempo: alto
  • Dificultad: medio
  • Comensales: 4

INGREDIENTES PRINCIPALES

  • 70 gr Mantequilla pomada
  • 50 gr Azúcar
  • 90 gr Leche templada
  • 20 gr Levadura fresca
  • 3 Huevos
  • 20 gr Cacao en polvo sin azúcar
  • 300 gr Harina de fuerza
  • 3 gr Sal
  • 200 ml Nata para montar (35% materia grasa)
  • 200 gr Chocolate negro (mínimo 70% de cacao)

Preparación de la receta


1. En primer lugar, batimos en un recipiente la mantequilla pomada, es decir, a temperatura ambiente, junto con el azúcar. Añadimos después la leche templada y mezclamos bien.


2. Batimos 2 huevos en un recipiente y los incorporamos a la mezcla anterior. Añadimos también la levadura desmigada, y removemos todo bien.


3. En otro bol amplio, tamizamos la harina junto con el cacao en polvo y la sal. Hacemos un hueco en el centro, y echamos dentro los ingredientes líquidos que mezclamos anteriormente. Amasamos todo muy bien con ayuda de una lengua de cocina, o si lo preferimos, con las manos.


4. Echamos la mezcla sobre una encimera enharinada y amasamos un par de minutos, añadiendo algo más de harina si es necesario para evitar que se nos pegue a las manos o a la superficie de trabajo.


5. Dejamos reposar la masa en un lugar cálido y sin corrientes de aire durante 2 horas, hasta que doble su volumen.


6. Mientras, prepararemos la crema del relleno, que será una ganaché de chocolate negro. Para ello, calentamos los 200 ml de nata en un cazo a fuego medio-alto.


7. En otro recipiente, echamos el chocolate troceado. Cuando rompa a hervir la nata, la vertemos sobre el chocolate, y mezclamos todo bien con ayuda de una espátula o lengua de cocina, con movimientos envolventes, hasta que sea homogénea y todo el chocolate se haya fundido por completo.


8. Dejamos templar la crema a temperatura ambiente, y después la introducimos a la nevera donde permanecerá durante aproximadamente media hora.


9. Transcurridas las 2 horas de reposo de nuestra masa, la echamos sobre la encimera, la desgasificamos aplastándola con las manos y la dividiremos en porciones de igual tamaño. Son aproximadamente 8 porciones, aunque dependerá del tamaño final que queráis darle a vuestros suizos.


10. Ahora daremos forma a nuestros bollos. Para ello, formaremos pequeñas bolas de masa y las aplastaremos ligeramente con las manos para darles una forma ligeramente ovalada. Las colocamos sobre un papel de horno en una bandeja y dejamos que reposen durante 1 hora aproximadamente, para que aumenten de nuevo su tamaño.


11. Precalentamos el horno a 250 ºC. Transcurrida la hora de reposo, hacemos una incisión en línea atravesando el centro de cada bollito, con ayuda de un cuchillo afilado o una cuchilla.


12. Batimos un huevo y pincelamos con él toda la superficie de los bollos para que al hornearlos adquieran un aspecto brillante. Podemos añadir también azúcar humedecido con agua, para que queden las famosas perlitas de la superficie tan típicas de los bollos suizos, aunque este paso es opcional.


13. Horneamos los bollos a 220 ºC durante 5 minutos. Transcurrido este tiempo, bajamos la temperatura del horno a 200 ºC y horneamos unos 3 minutos más. Sacamos del horno y dejamos templar.


14. Cuando ya no estén calientes, procederemos a rellenar nuestros bollos. Para eso, haremos un agujero en el lateral de cada uno con ayuda de un descorazonador de manzanas, donde introduciremos la crema de chocolate.


15. Preparamos una manga pastelera con una boquilla redonda de tamaño mediano (la número 12 de Wilton vale perfectamente), y echamos dentro nuestra ganaché de chocolate que hemos preparado con anterioridad. Rellenamos con ella cada suizo y al final taponamos el agujero con parte del bizcocho que hemos quitado al sacar el descorazonador de manzanas.


16. Por último, los decoramos echando la crema de chocolate negro en forma de hilo sobre los bollitos. Podemos ayudarnos de una manga pastelera con una boquilla redonda pequeña.


Foto del plato terminado:

Trucos

Estos bollitos son perfectos tanto como postre como para el desayuno. Se pueden congelar perfectamente y para volver a tomarlos, es suficiente con dejarlos a temperatura ambiente una hora antes, o bien se pueden introducir al horno a 150 ºC durante 10 minutos. Tambien pueden calentarse en el hornillo del tostador antes de degustarlos, el relleno se derretirá un poco y estarán todavía más ricos. Pueden hacerse sin relleno, y así se pueden cortar a la mitad y tostarlos, para después tomarlos con mermelada o mantequilla.


¡Encuentra todo lo que necesitas para preparar esta receta en nuestra Tienda de Canal Cocina!

TE RECOMENDAMOS

La tienda de canal cocina