Programas completos - Escapadas con gusto

Escapadas con gusto: Jordania

08 de julio de 2013

Jordania es un estado joven pero con un rico pasado, ya que albergó algunas de las civilizaciones más importantes. Actualmente uno de los destinos más interesantes de oriente medio.

Partimos de Amman, capital de Jordania, es el centro comercial y financiero del país.

La gastronomía de Jordania cuenta con ingredientes muy variados, pero los frutos secos y las especias son básicos en cualquier plato.

El shanklish es un producto lácteo muy habitual, es una especie de queso duro que suele cocerse con caldo de cordero.

Aunque estamos en Jordania, podemos visitar uno de los mejores restaurantes libaneses: La casa libanesa (Lebanese House).  Michel El Bitar es su propietario, y nos cuenta que hay más de 30 variedades de tapas frías, pero también tienen tapas calientes. El plato principal son unas brochetas de carne picada de pollo y cabra.

Para terminar, un postre típico en el que predomina la nata, la miel y los pistachos.

Uno de los principales atractivos del país es Jerash, un yacimiento de ruinas romanas que tras pasar por varios terremotos y guerras, quedaron enterradas. En 1806, un alemán las recuperó en bastante buen estado. En su teatro, todavía se celebran obras de teatro que son muy famosas.

Cerca de allí, podemos visitar el castillo de Ajlun, toda una fortaleza militar.

De vuelta a Amman, nos adentramos en sus calles y vemos que muchos de sus ciudadanos disfrutan de una bebida hecha a base de caña de azúcar.

También visitamos un pequeño local en el que, tras esperar una larga cola, conseguimos probar uno de los dulces más típicos de la ciudad. Se llama Konafa, y lleva queso, mantequilla, pistacho, fideos y un poco de almíbar. Este local es conocido como El Quijote, nombre que sirve de reclamo para los turistas españoles.

Emad es el director de este restaurante, cuyo nombre jordano es Tawaheen Al-Hawa. Nos cuenta que pretenden llegar a todos los públicos, no sólo a las clases más pudientes. La comida es una mezcla de cocina árabe y cocina mediterránea.

Al día siguiente, visitamos Montenebo y Madaba, dos de los lugares más visitados. En ellos, podemos encontrar muchos lugares relacionados con la biblia.

Para comer, nos recomiendan el restaurante Haret Jdoudna, donde seguimos degustando platos típicos del país. Los entrantes son también muy abundantes y similares a los que ya hemos probado, aunque también descubrimos algunos platos principales de carne picada con patata, yogur, especias y frutos secos.

En Madaba, descubrimos la importancia de los mosaicos de la zona. Tienen algunos de los más grandes e importantes, y a día de hoy, siguen realizándolos.

Ponemos rumbo a Petra y visitamos Petra Kitchen. Como nos cuenta Ali Alnawafleh, en este lugar te puedes preparar tu propia cena bajo la supervisión de sus chefs. Enseñan a preparar cocina jordana y también tienen restaurante. En nuestra visita, realizamos algunos platos como Galayat Bandura, con tomate, ajo, guindilla y aceite de oliva.

Por supuesto, no podemos pasar sin visitar la antigua ciudad tallada y esculpida en la piedra.

Seguimos nuestro camino y llegamos al desierto de Wadi Rum, también conocido como Valle de la Luna. A día de hoy, está habitado por varias tribus de beduinos. Para cenar, tenemos la suerte de poder hacerlo en casa de una familia de beduinos.

Aqaba es nuestro siguiente centro de operaciones. Esta ciudad es la salida al Mar Rojo y es una de las cuidades más turísticas. Uno de los mejores planes es hacer una excursión en barco con posibilidad de hacer submarinismo. Además, la excursión incluye una comida con entrantes, platos de pollo y de pescado a la parrilla.

Visitamos también el Mar Muerto, uno de los lugares más atractivos del planeta. Sus aguas y barros tienen innumerables propiedades para la salud.

El último restaurante que visitamos es Oh Beach Resort, uno de los lugares con mejor gastronomía en el Mar Muerto.

Su chef, Ali Alnawafleh, nos prepara dos platos muy típicos: Mansaf, un plato hecho con yogur, carne de cordero y arroz. El segundo postre es un dulce de semolina llamado Hawala.

TE RECOMENDAMOS

La tienda de canal cocina