Noticias - Me voy a comer el mundo

Me voy a comer el mundo: Hong Kong

24 de julio de 2019

En el capítulo 36 del programa de televisión Me voy a comer el mundo T3, daremos la vuelta al globo de la mano de Verónica Zumalacárregui para descubrir Hong Kong, el Manhattan de Asia. Consulta aquí donde ver Canal Cocina para no perderte la serie.

Esta cosmopolita ciudad, se encuentra situada al sudeste de China. Pertenece al archipiélago de Wanshan, formado por 236 islas y goza con el estatus de región administrativa especial. Sus 7 millones de habitantes la convierten en una de las ciudades con mayor densidad de población del mundo. Referente de modernismo a nivel mundial, sus rascacielos son la cuna de una de las ciudades más tecnológicas.

Hong Kong, fue colonia inglesa desde 1841 hasta 1996. En 1997, se decide que la ciudad vuelva a formar parte de China, bajo la condición de mantener su funcionamiento independiente durante los 50 años siguientes. Por este motivo, los habitantes de la isla cuentan con su propia moneda, pasaporte propio y su idioma que, a diferencia del resto de China, no es el mandarín sino el cantonés.

Gente por todas partes, luces de neón y aromas invaden cada esquina de Hong Kong. Convirtiéndola en una ciudad de lo más estimulante. Uno de los lugares más fascinantes para visitar en nuestro destino sin duda son los mercados. En Asia, sus alimentos exóticos y extraños siempre suelen ser una sorpresa. ¡Y es que aquí se puede comer prácticamente de todo!

Pero en Hong Kong, además de sus alimentos hay un mercado que sorprende por su ubicación en Chun Yeung Street. Y es que este es atravesado por un tranvía. Ahí hemos quedado con Kim, un hongkonés que ha vivido muchos años en Venezuela.

Verónica Zumalacárregui junto a Kim, descubre este mercado situado en el barrio de North Point, donde encontramos alimentos típicos de lo más variopintos. Ranas y peces vivos, bolitas de distintos sabores (carne, calamar, pescado...), mariscos de todas las formas y tamaños... Y una curiosidad con la que nos topamos es que los pescados se exponen abiertos por la mitad y con la vejiga natatoria. Un órgano que permite a los peces flotar, y que según nos cuenta Kim se consume por su alto contenido en colágeno.

LAS CASAS DE HONG KONG

Tras nuestra primera toma de contacto con la gastronomía hongkonesa, ponemos rumbo a Victora Peak. Con 554 m sobre el nivel del mar, es el punto más alto de la isla. Su mirador nos ofrece unas vistas espectaculares del centro de la isla de Hong Kong, de la bahía, así como de las islas circundantes.

Hong Kong es la ciudad más cara del mundo donde comprar una casa. El precio medio que se paga por un hogar es de un millón y medio de dólares, esto hace que los hongkoneses tengan que vivir en apartamentos muy pequeños ubicados en altos rascacielos.

Para conocerlos por dentro, visitamos el apartamento de Phong, una amiga de Kim que nos preparará un plato típico de la gastronomía hongkonesa: "Almejas con salsa de judías rojas". Machacamos las judías, y como acompañamiento preparamos una salsa a partir de salsa de soja oscura, salsa de soja normal, salsa de ostra, pimienta, agua y azúcar. En una sartén con aceite, jengibre, ajos y chalotas colocaremos las judías y la salsa. Y seguidamente añadiremos almidón para conseguir que espese la mezcla.

KOWLOON: EL HONG KONG MÁS AUTENTICO

Al otro lado de la isla de Hong Kong, se encuentra la península de Kowloon, que alberga uno de los distritos más genuinos de la ciudad, Sham Shui Po, donde la comunicación resulta complicada a menos que se realice en chino o en cantonés. Hemos quedado con Alex, un español casado con una hongkonesa, quien nos llevara a tomar el desayuno tradicional preferido por los autóctonos. La hora de desayuno ronda entre las 9 y las 11:30, tarde para lo que solemos encontrar fuera de nuestras fronteras.

Verónica prueba el clásico menú de desayuno Sampan Congee, un Youtiao y una bebida de soja. El Congee es una sopa de arroz preparada lentamente durante muchas horas. Y el Sampan Congee es la versión que tomaban los pescadores de la zona, es la más tradicional, y va acompañada de carne de ternera picada, junto a calamar y piel de cerdo. Y suele terminarse con cebollino y cacahuete. El Youtiao, es una especie de churro chino, que en aspecto es más similar a las porras madrileñas y puede mojarse tanto en el Congee como en la bebida de soja.

Una vez, hemos cargado energías. Seguimos nuestra visita junto a Alex. Visitamos el mercado de pájaros que se encuentra en medio de la ciudad. Y de allí, ponemos rumbo a un templo de Feng Shui. Esta filosofía china taoísta es conocida por sus técnicas para armonizar el espacio. Pero lo que muchos no saben es que en teoría también sirve para adivinar el futuro. Así que Verónica no pierde la oportunidad para preguntar si ya ha probado los platos más extremos...Según los maestros del Feng Shui, estos todavía están por venir. ¿Será Hong Kong el destino ideal para encontrarlos ¡POSIBLEMENTE SÍ!

Rosa, una estudiante universitaria lleva a Verónica a probar algunos de los platos más extravagantes de Hong Kong en el barrio de Sham Shui Po. Allí prueba la sopa de serpiente, famosa entre la población Hongkonesa debido a las numerosas cualidades curativas que se le atribuyen. Seguidamente acuden a tomar el stinky tofu y un dulce muy peculiar elaborado a partir de saliva de pájaro.

NOCHE EN HONG KONG

Cada noche, tiene lugar en la ciudad Symphony of Lights, el espectáculo de luz y sonido de mayor dimensión del mundo. Nosotros tendremos la oportunidad de verlo acompañados por Emily, una hongkonesa que ha estudiado en Málaga.

Alrededor de las 7:30 de la noche, ya se puede ver como las terrazas están abarrotadas. Y es que a los hongkoneses les encantan las actividades nocturnas, y es por este motivo, junto a sus reducidos apartamentos por lo que gran parte de la población decide realizar el 90 % de sus comidas fuera de casa.

Tras el espectáculo de luces, comenzamos una pequeña degustación gastronómica. Nos encontramos en la península de Kowloon, comenzamos en el Tim Hom Wan, el restaurante con una estrella Michelín más barato del mundo. Seguidamente, nos trasladamos al Tao Li, un restaurante muy sofisticado donde aprenderemos y probaremos el emblemático ganso asado, uno de los platos insignia de la ciudad de Hong Kong.

Para cerrar esta noche tan especial, cruzamos en ferry hasta la isla de Hong Kong. Allí, en la terraza del Wooloomooloo, en pleno distrito de Wan Chai, disfrutaremos junto a Emily de un coctel. Custodiado por rascacielos y con sus 120 m de altura, no hay lugar mejor para ver la noche de Hong Kong, el reflejo perfecto de la fusión entre occidente y oriente.

No te pierdas los capítulos de Me voy a comer el mundo con Verónica Zumalacárregui en Canal Cocina. Consulta aquí los próximos pases de la serie.

Conoce el resto de ciudades que ya ha visitado Verónica Zumalacárregui en nuestra sección Me voy a comer el mundo.

TE RECOMENDAMOS

La tienda de canal cocina