Especiales - Dietas

Alimentación baja en calorías

24 de mayo de 2011

 

En la dieta diaria debemos conseguir una alimentación equilibrada en la que no ingiramos un exceso de calorías. En algunos casos podemos optar una dieta light para conseguir perder algunos kilos pero la mejor opción es adecuar nuestra dieta en función de las actividades y consumo de energía que realizamos cada día. En una dieta baja en calorías debemos de incluir todo tipo de productos ya que cada uno juega un papel fundamental en nuestro organismo.

Los hidratos de carbono son fundamentales; dentro de este grupo encontramos las legumbres, cereales y tubérculos.  El aporte de proteínas lo conseguimos con alimentos como la carne, el pescado, los huevos, lácteos y frutos secos. Debemos evitar los que contienen un alto contenido en grasas como son los embutidos. Con los lácteos y derivados aportamos aminoácidos esenciales, calcio, vitamina D y lactosa a nuestro cuerpo.

Las verduras y hortalizas nos aportan vitaminas, minerales y fibra. Las frutas son uno de los alimentos más sanos que podemos ingerir; regulan nuestro organismo y aportan minerales y vitaminas. A pesar de que contienen azúcares (sacarosa, fructosa y glucosa) no aportan altos valores calóricos. Siempre intentaremos consumir frutas y verduras de temporada.

Por último están las grasas, mantequilla y aceite que podemos encontrar tanto en carnes, pescados y semillas como en productos como la mantequilla, margarina o los aceites. En una dieta light debemos evitar las grasas saturadas de origen animal.

En la dieta no debemos olvidar de agua que, además de ejercer una función hidratante, nos aporta yodo y flúor, componentes imprescindibles para la formación de los huesos y dientes. Cada día debemos beber entre un litro y medio y dos litros de agua.

La forma de cocinado modifica tanto el producto como sus características nutricionales. Las cocciones prolongadas de verduras y hortalizas hacen que se pierdan parte de sus minerales y vitaminas. Una buena opción para reducir estas pérdidas es cocinarlas poco tiempo, a la plancha o al vapor. Para conseguir que los pescados y carnes no se cocinen en grasas podemos prepararlos a la plancha, asados o en papillote.

El mayor aporte de energía debe hacerse en el primer plato de la comida y, en función a éste, repartir el resto de nutrientes en las diferentes ingestas. Te proponemos una serie de recetas y video recetas saludables para que diseñes tus propios menús. No debemos olvidar acompañar nuestras comidas de cereales ingiriendo panes especiales como el pan integral de espelta, centeno, frutos secos y semillas o el pan de soja.

También puedes ver más trucos, consejos y recetas bajas en calorías en el minisite Cocina Cardiosaludable que hemos preparado junto con la Fundación Española del Corazón.

TE RECOMENDAMOS

La tienda de canal cocina