Trucos y Consejos

Cómo suavizar el queso azul

Por su olor, el queso azul tiene su personalidad.

Antes se le conocía como roquefort, en la actualidad es conocido como queso azul. Los miembros de la región de Roquefort, en Francia, que cogieron la denominación de origen, decidieron que no se nombraría más de esta manera, y ahora es solamente queso azul.

La leyenda cuenta que un pastorcillo se hizo un bocadillo de queso con pan. Cuando se estaba comiendo el bocata vio pasar a una chica muy guapa cuya belleza le cautivó. Dejó el bocadillo en la cueva apartado y a los dos o tres días, después de haber estado con la muchacha, se acordó del bocadillo y volvió a la cueva a recogerlo. Encontró que el pan con el queso habían creado un moho (moho penicilium), que es lo que hace estas vetas azules. Es pastor tenía tanta hambre que a pesar de eso se lo comió. Aunque picaba un poco, notó que el queso tenía un aporte especial y se lo enseñó al resto de los pastores. Así cuenta la leyenda que surgió el queso azul hace más de 2.000 años.

Si se quiere suavizar el queso azul, dependiendo del tipo de preparación, por ejemplo para hacer una mantequilla o si por ejemplo, sobra un poco y ya esta más viejo, lo que se hace es juntarlo con mantequilla en pomada (cuando está blanda y parece una pomada). Se bate, se mezcla con el queso y la colocamos en la nevera. Así conseguimos una mantequilla con un sabor suave de queso.

TE RECOMENDAMOS

La tienda de canal cocina