Tarta de fresas, pistacho y merengue
Los postres especiales de Anna Olson      Ep: 5

Las claves

  • Ingr. prin.: Huevos y Lácteos
  • Plato: Postre
  • Estilo: Cocina dulce, Cocina de fiesta.
  • Ambiente: Celebraciones, De la abuela.
  • Tiempo: medio
  • Dificultad: medio
  • Comensales: 8
  • Programa: Los postres especiales de Anna Olson
  • Episodio: 5

INGREDIENTES PRINCIPALES

  • Merengue de pistacho (Dacquoise)
  • 40 g de pistachos sin cáscara picados en trozos grandes, más un extra para espolvorear
  • 130 g de azúcar glas, más un extra para espolvorear
  • 100 g de almendras molidas
  • 5 claras de huevo grandes, a temperatura ambiente
  • ¼ de cucharadita de crémor tártaro (si no lo tenemos podemos usar vinagre o zumo de limón)
  • 50 g de azúcar granulado
  • Gel colorante alimentario, verde (opcional)
  • Crema de nata montada
  • 375 ml de nata para montar
  • 125 ml de crema fresca
  • 40 g de azúcar glas, más extra para espolvorear
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 750 g de fresas frescas
  • 82 g de mermelada de fresa o gelatina de manzana
  • Pistachos picados, para espolvorear

Preparación de la receta



En el capítulo 5 del programa de televisión Los postres especiales de Anna Olson, Anna Olson prepara la receta de Tarta de fresas, pistacho y merengue.

Precalentamos el horno a 160ºC. Engrasamos muy ligeramente tres moldes redondos de 20 cm y forramos la base y los lados con papel vegetal.


Trituramos los pistachos con 65 g de azúcar glas hasta que los pistachos estén finamente molidos. Añadimos las almendras molidas y 65 g restante de azúcar glas. Lo mezclamos bien y reservamos.


Con ayuda de un robot de cocina o una batidora de varillas, batimos las claras de huevo con el crémor tártaro a velocidad alta hasta que estén espumosas y luego vertemos lentamente el azúcar y batimos hasta las claras estén a punto de nieve. Añadimos la mezcla de pistachos y almendras en dos partes (la primera ración no tiene que estar completamente integrada antes de agregar la siguiente). Lo mezclamos a mano. Al final, si lo usamos, echamos una gota de colorante alimentario de color verde.


Vertemos la masa en los moldes, extendiéndola suavemente para nivelarla. Espolvoreamos con azúcar glas y pistachos picados. Horneamos durante 30 a 35 minutos, hasta que se dore justo en los bordes exteriores. La dejamos enfriar en sus moldes.


Para montar la tarta, batimos la nata hasta que tenga un pico suave y añadimos la crema fresca, el azúcar glas, el zumo de limón y la vainilla.


En un bol cortamos en rodajas 500 ml de fresas y en el otro los 250 ml restantes en cuartos. Vertemos un poco de mermelada en cada bol (si usamos gelatina de manzana, podemos derretirla en el microondas durante unos 10 segundos, hasta que se licue) y revolvemos las fresas para que se impregnen de la mermelada.


Para montar la tarta, colocamos la primera base de merengue en una fuente. Lo cubrimos con un tercio de nata montada y echamos la mitad de las fresas en rodajas encima. Espolvoreamos con un poco de pistacho picado. Cubrimos esto con la segunda capa de merengue, seguido de otro tercio de la nata, las fresas en rodajas restantes y los pistachos. Cubrimos con la tercera capa de merengue.


Vertemos la nata encima, pero no la extendemos por los bordes. Vertemos las fresas en cuartos sobre la nata montada, tratando de mantenerlas centradas, aunque una caída natural es bastante bonita. Enfriamos la tarta y espolvoreamos con azúcar glas justo antes de servir.


La tarta está más rica con un reposo de 6 horas: las capas de merengue se ablandarán y cortarán como una tarta tradicional.


TE RECOMENDAMOS

La tienda de canal cocina