Programas completos - Escapadas con gusto

Escapadas con gusto: Valle del Loira

12 de febrero de 2014

 

Canal Cocina no comienza su andadura desde el Valle del Loira, sino desde Madrid. Partimos en el tren hotel Elipsos con destino Valle del Loira, donde disfrutamos de un viaje nocturno en esta combinación de tren y hotel en el que no faltan todo lujo de comodidades.

Trascurrida la noche de viaje, llegamos a Orleans, una de las paradas de este tren que tiene otros destinos tales como Italia o suiza. Nos encontramos al norte de Francia central, a orillas del Loira, el último río salvaje de Europa.

Ahora sí arrancamos nuestro viaje gastronómico por el valle de este río en Orleans, la región francesa conocida por sus numerosos castillos. En la ciudad visitamos una de las más famosas pastelerías de la zona, cuyo dulce típico es un bombón de membrillo. Aunque este sea el postre más conocido, aquí, como en el resto de Francia, no faltan los famosos macarons, de rosas peras o avellanas. Con un dulce sabor de boca continuamos nuestra andadura por las calles de la ciudad y acabamos en la plaza Martrois, donde se alza la estatua de Juan de Arco, que liberó Orleans de los ingleses en el año 1949 y que se conmemora de manera anual.

En Orleans, aparte de esta escultura, uno de los monumentos que más destaca es la Catedral de la Santa Cruz, cuya construir comenzó en el siglo XIII pero que no terminó hasta el siglo XIX, con una imitación del estilo gótico. Otro edificio importante es el palacete Groslot, reconvertido en ayuntamiento y construido bajo un estilo renacentista que acoge eventos significativos de la ciudad.

Continuamos por la calle de Bourgogne, repleta de bares y restaurantes con terraza, además de sus restauradas casas medievales de colores vivos. Hacemos un alto en el camino hasta el mercado Halles Chatelet con los productos más suculentos. 

Llega la hora del almuerzo y para ello nos movemos a unos pocos kilómetros, hasta la localidad de Olivet para degustar la gastronomía que ofertan en Le Pavillo Bleu. Gracias a la ubicación del restaurante, podemos disfrutar de un agradable paseo al lado del río para contemplar los viejos molinos de Olivet y disfrutar del paisaje del Loiret, uno de los afluentes del río Loira.

Cae la tarde y nos espera una visita al castillo Meung sur Loire, situado en una zona de la que se dice que posee más de mil fortificaciones de diferentes épocas. El Meung sur Loire es uno de los castillos más antiguos de la región cuya construcción comenzó en el siglo XIII y no terminó hasta el XVIII. Tras este día llegamos a nuestro hotel para instalarnos y disfrutar de la cena. En su restaurante probamos algunos platos como el Buñuelo de cangrejo con crema de espinacas, Pollo con verduras y salsa de mostaza de Orleans o un Rulo de gelatina de fresa relleno de crema de queso y helado de frambuesa.

Al día siguiente nos movemos hasta el Hotel Tatin, donde se creó la famosa tarta francesa. Este restaurante, renovado en el año 2000, utiliza 4 toneladas de manzana al año para elaborar la tarta que le da nombre. Martial Caillé, su propietario, nos cuenta que la tarta surgió alrededor del año 1880 y nos cuenta cómo lo hizo, de manera accidental. La tarta, también conocida como invertida, se puede comprar aquí o encargarla para llevar.

Seguimos endulzando nuestro viaje visitando el pueblo de Bracieux. Visitamos la chocolatería Max Vauché, donde nos espera su responsable de marketing para contarnos cómo es el proceso de elaboración de este producto.  Además, el señor Max Vauché nos explica sus especialidades: el espárrago o las lágrimas de venado. 

Y de un producto a otro, en Cheverny. El vino en el valle del Loira también goza de un gran protagonismo con sus numerosas denominaciones de origen como comprobamos en Maison des Vins. Junto a esta vinoteca encontramos el famoso castillo de Cheverny, construido entre 1624 y 1630.

Empezamos un nuevo día yendo a visitar una quesería, La Ferme de la Cabinette, en Onzain, donde elaboran un queso de cabra con denominación de origen. 

Dejamos atrás los quesos y las cabras para dirigirnos hasta el dominio de Chaumont sur Loire, espectacular con su castillo y sus jardines. El castillo acogió a numerosos intelectuales y sus vistas al río Loira son espectacular. También en este lugar hay un restaurante de alta cocina que dirige el chef François Xavier Bogard, una cocina de inspiración. Platos como los buñuelos de brócoli con espuma de coliflor, el ceviche ahumado o sus increíbles postres nos conquistar. 

Ahora, encaminamos nuestros pasos hasta Amboise, dominada en lo alto por el Castillo de Amboise.

Cogemos carretera y viajamos hasta Tours. En el restaurante La Deauvaliere nos esperan sus dueños que llevan desde el 2003 con este restaurante. 

Tours, ubicada en el corazón del Valle del Loira, fue distinguida como villa de arte e historia. Esta antigua ciudad angloromana se convirtió durante los siglos XV y XVI en la capital del reino de Francia. Nuestra última parada es la bodega Chateau Gaudrelle, donde se elabora el vino con denominación de origen Vovray.  El vino mayoritario es el espumoso pero también se preparan blancos, dulces y secos.

El viaje toca a su fin y lo hacemos en una excursión en barco por el Loira. En 2000, la UNESCO proclamó al valle del Loira como patrimonio mundial de la humanidad por la riqueza arquitectónica y su maravillosa gastronomía.

TE RECOMENDAMOS

La tienda de canal cocina