De vinos - Destino vino

Ribera del Duero

27 de marzo de 2009

La enología y la viticultura han evolucionado en todas las zonas productoras de España, tanto, como las propias bodegas. Emprendemos una ruta por una de las denominaciones de origen que mejor reflejan la revolución experimentada en el sector del vino. Los vinos de la Ribera del Duero gustan tanto en el mercado nacional como en el internacional.

La denominación de origen comprende varios municipios de Valladolid, Segovia, Burgos y Soria. Nuestra ruta recorre algunos de ellos dentro de los límites de la primera provincia, que es la que abarca la mayor parte de la denominación de origen Ribera del Duero. Llegamos a Peñafiel, considerada capital de la región, para acercarnos a su monumento más emblemático. En lo alto del pueblo se eleva el castillo que acoge el Museo Provincial del Vino, que data del siglo XVI y tiene más de 2.000 metros de exposición.

El siguiente destino es la localidad de Sardón de Duero, aunque no pertenece a la denominación de origen, la bodega Adabía Retuerta es un sitio de visita obligada. Desde la carretera que une Aranda de Duero con Valladolid, se divisa la abadía y el viñedo que preside la bodega, al más puro estilo de los chateau franceses. Allí, además de conocer de cerca todo el proceso de elaboración del vino se puede disfrutar del monasterio, una auténtica obra romántica considerada una de las más importantes del siglo XII.

Partimos hasta Pesquera de Duero, famosa por acoger bodegas como Emilio Moro, Alejandro Fernández o Hacienda Monasterio, artífice de grandes vinos que hoy se hacen en la Ribera del Duero.

Si hacemos parada en Quintanilla de Onésimo, podemos alojarnos en el Hotel Fuente de la Aceña, ubicado en un antiguo molino merinero, junto a una pesquera del río Duero. Dispone de 22 habitaciones dobles, dotadas de todas las comodidades. Su restaurante permite disfrutar de una cocina moderna basada en los productos de la zona. Además, ofrece la posibilidad de maridar sus platos con un buen número de referencias de la Ribera del Duero.

El lechazo asado es uno de los platos que se pueden degustar en casi todos los restaurantes de la zona, regarlo con un vino de la ribera es un éxito seguro. En Quintanilla se elabora uno de los vinos más afamados de la Ribera del Duero a nivel internacional como es el Pingus, creado por el holandés Peter Sisges en su bodega de garaje. Convive con otras bodegas de reconocido prestigio como Arzuaga o Viña Mayor entre otras. En Arzuaga también podemos alojarnos, ya que esta bodega dispone de un hotel orientado al enoturismo.

Valbuena de Duero es el siguiente destino. Está ubicado en la margen derecha del río. El asentamiento de la exposición las Edades del Hombre como sede permanente en el Monasterio Santa María de Valbuena, la convierte en un referente cultural imprescindible en Castilla y León. Es uno de los ejemplos de la arquitectura cisterciense en su estado primitivo mejor conservados de Europa. Valbuena es muy conocida por tener en sus bodegas a la mítica Vega Sicilia, que se puede visitar con cita previa. Esta auténtica leyenda mundial combina los últimos avances con la tradición más ancestral para elaborar sus famosos vinos.

La Ribera del Duero nos ofrece ésta y otras muchas rutas en las que podemos viajar a través del vino, un vino que está ligado a esta tierra y a sus gentes desde hace siglos.

TE RECOMENDAMOS

La tienda de canal cocina