Noticias - Me voy a comer el mundo

Me voy a comer el mundo: Iquitos, Amazonia Peruana

09 de mayo de 2018

En el capítulo 27 del programa de televisión Me voy a comer el mundoVerónica Zumalacárregui continúa explorando América del Sur, pero en esta ocasión se embarca en una aventura en el territorio de la Amazonia Peruana, en Iquitos.

El Amazonas es el bosque tropical más extenso del mundo. Ocupa 6 millones de kilómetros cuadrados, extendiéndose a lo largo de 9 países de América del Sur. En Perú ocupa 60% del territorio y la puerta de entrada es Iquitos, capital de Loreto.

A esta ciudad solo se le puede acceder en avión o en barco. Su principal característica se basa en ser una paradoja, por un lado tiene la urbe, muy ruidosa y estimulante, y por otro lado tiene la selva silenciosa y llena misterios que rodea el caos de la ciudad.

La gastronomía de Iquitos es verdaderamente impresionante porque todos los alimentos provienen de la selva. Encontramos infinidad de platos inimaginables y muy exóticos que iremos descubriendo a lo largo del programa.

COMIDA AMAZÓNICA

Nuestra primera anfitriona es Lupe, una equiteña muy animada que es conocida por su empresa de catering. Lupe nos pasea por el Mercado de Belén, un mercado lleno de sorpresas amazónicas como pata de lagarto o tortugas exhibidas para su cocción. El primer desayuno consiste en un huevo de tortuga o motelo, nombre autóctono, que es el abrebocas perfecto para una travesía de experiencias nuevas. Probamos el ponche, una bebida muy cremosa a base de huevo y azúcar que se bebe con malta o cerveza negra.

En pleno pie de calle se encuentra un puesto de comida muy casero y típico, llamado Blanquita. Tienen una gran variedad de comida como el pollo típico, empanadas de yuca, patacones, un pescado amazónico llamado tucunare, plátano, chorizo, parrillada de pollo, cecina, yuca frita.

Lupe nos invita a su casa para prepararnos su mejor Juane, el plato bandera de la gente de Loreto. El plato consiste de un saquito envuelto en una hoja que contiene en su interior pollo aderezado con cúrcuma, laurel y ajo; un arroz mezclado con huevo; aceitunas y huevo cocido. El saquito se cuece en una olla de barro y se sirve con patacones, ensalada de chonta y palta además de una salsa de cocona, un fruto exótico, y su destacado ají charapita.

EN CONTACTO CON LA SELVA Y LOS INDÍGENAS

Navegamos cinco horas por el Río Amazonas para llegar al pueblo de Pucuarquillo, el corazón de la amazonia, donde nos encontrarnos con Pedro Miguel, experto en gastronomía amazónica. Es el hábitat de la impresionante comunidad indígena Bora que destacan por sus facciones y sus dibujos corporales. Nos reciben con una recepción de bailes y ritos en la maloca, que es su punto de reunión. Aprendemos sobre la yuca venenosa, apodada por ellos como yuca brava, porque tiene cianuro. Vemos también como los indígenas trabajan las hojas de coca que utilizan para reunirse, conversar y transmitir su tradición.

Nos adentramos aún más en la selva, con mucho cuidado porque las serpientes están por todos lados, advertidos de no tocar ni apoyarnos en nada porque podría ser letal. A pesar de las restricciones, probamos la fruta selvática cocona y también unas setas callampas.

RESTAURANTE FLOTANTE

De nuevo en la civilización visitamos la casa de Valeria, una estudiante de Iquitos. Su madre Doris prepara el desayuno:  Tacacho, una bola de masa de plátano con cebolla acompañada con cecina, carne de cerdo ahumada.

Valeria nos brinda una de las mejores sorpresas: llevarnos en barca hasta el restaurante flotante Al frío y al fuego donde saboreamos un buen Ceviche amazónico que se prepara con el pescado llamado doncella. Vemos como Ángel lo prepara y le añade una cucharada de ají limo y ají charapita, jugo de limón y cebolla morada, que luego acompañamos con ensalada verde y choclo.

En una casona antigua pero con un toque moderno, nos deleitamos con la preparación y el sabor de un postre con frutas amazónicas en el Expresso Café Bar, donde nos comemos un Trifle de frutas amazónicas de taperiba, carambola y camu camu.

TOUR DE COMIDAS EXOTICAS

Con Juanki, un productor audiovisual, realizamos un recorrido espeluznante. El punto de encuentro es la plaza de armas en frente de la catedral que arranca en un motocarro, vehículo típico de la ciudad. En la primera parada acudimos a su casa donde su cariñosa madre hace un Guiso de majas, un extraño y oloroso roedor amazónico, que nos sorprende con su resultado final de sabores exquisitos.

El restaurante íkiitu es la segunda sorpresa del viaje: probamos la Zarapatera, un guiso de tortuga que se cocina y se come dentro del mismísimo caparazón y contiene los intestinos y los huevos del animal.

La tercera parada de Juanki es el restaurante Fitzcarraldo, sitio que hace honor a la película que se rodó en la Amazonia Peruana en 1982. Allí nos comemos un Filete de lagarto a la plancha con su salsa especial y arroz tradicional.

Después de las nuevas experiencias gastronómicas paramos para curar las penas, un sitio de copas llamado El Musmuqui, donde sirven todo tipo de tragos exóticos con nombres divertidos como el Sígueme sígueme, Rompe calzón o el Viejito pero sabroso. Nuestra presentadora Verónica Zumalacárregui pide el Bésame mucho que tiene coco, agua ardiente y corteza de árbol afrodisíaco.  

Finalizamos la aventura en The Yellow Rose of Texas, el restaurante que abre los 365 días del año, las 24 horas del día, donde rematamos la experiencia comiendo Brochetas de zuris, unos apetitosos gusanos amazónicos.

No te pierdas los capítulos de Me voy a comer el mundo con Verónica Zumalacárregui en Canal Cocina. Consulta aquí los próximos pases de la serie Iquitos Amazonia Peruana estreno jueves 4 de mayo de 2018 a las 17:00 y 23:30h.

Conoce el resto de ciudades que ya ha visitado Verónica Zumalacárregui en nuestra sección Me voy a comer el mundo.

TE RECOMENDAMOS

La tienda de canal cocina