Muffins de cava y fresas con chocolate blanco

Las claves

  • Ingr. prin.: Otros
  • Plato: Postre
  • Estilo: Cocina dulce.
  • Ambiente: Celebraciones.
  • Tiempo: medio
  • Dificultad: bajo
  • Precio: medio
  • Comensales: 4

INGREDIENTES PRINCIPALES

  • 80 gramos de miel
  • 20 gramos de azúcar moreno
  • 2 huevos
  • 125 gramos de yogur natural sin lactosa
  • 130 ml de cava
  • 70 ml de aceite de girasol
  • 5 gramos de bicarbonato sódico
  • 300 gramos de harina para repostería
  • 200 gramos de fresas
  • 1 cucharadita de vinagre balsámico de frambuesa
  • 100 gramos de perlas de chocolate blanco sin lactosa
  • azúcar perlado para la superficie

Preparación de la receta


Lavamos, secamos y partimos las fresas en trocitos. Las ponemos en un bol y añadimos una cucharada de vinagre balsámico de frambuesa. Si no tenéis podéis usar una cucharada de vinagre de módena o de vinagre normal. Os aseguro que después la masa no sabrá a vinagre, pero potencia muchísimo el sabor de la fruta. Mezclamos bien y dejamos macerar las fresas.


En un bol amplio ponemos los ingredientes líquidos (la miel, los huevos, el yogur, el cava y el aceite de girasol) junto con el azúcar y mezclamos hasta integrar.


Añadimos el bicarbonato y la harina y mezclamos lo justo para que la mezcla sea homogénea.


Espolvoreamos las fresas con una cucharadita de harina y las mezclamos bien para que queden impregnadas. De este modo no se irán al fondo de los muffins al hornear.


Vertemos las fresas y el chocolate blanco en la masa de los muffins y con ayuda de una espátula vamos mezclando para que queden bien repartidos por la masa.


En nuestra bandeja para muffins colocamos las cápsulas de papel y con ayuda de una cuchara para helados vertemos la masa en cada cápsula sin que llegue al borde.


Espolvoreamos con azúcar perlado.


Introducimos en el horno precalentado a 200 º C y horneamos durante 20 minutos o hasta que al pinchar con un palillo de madera este salga limpio.


Dejamos reposar en el horno unos 5-10 minutos con la puerta entreabierta, sacamos, quitamos de la bandeja y dejamos enfriar sobre una rejilla.


Una vez fríos (o tibios) ¡al ataque!


Foto del plato terminado:

Trucos

Esta receta es de invención propia.

Si no tenéis cava podéis sustituirlo por leche sin lactosa o por zumo de naranja. Y si no os gusta la miel la podéis cambiar por azúcar, aunque deberéis incrementar un poquito la cantidad para que os queden igual de dulces.

Si no encontráis perlas de chocolate blanco sin lactosa podéis buscar una tableta de chocolate blanco sin lactosa (que suele ser más sencilla de encontrar) y trocearla para añadirla a la masa.

TE RECOMENDAMOS

La tienda de canal cocina