Trucos y Consejos

Truco de los Dulces con Alma: Diferencia entre merengue francés, suizo e italiano

Los tres tipos de merengue que se elaboran para repostería son el merengue francés, el merengue suizo y el merengue italiano. Los ingredientes básicos empleados son las claras de huevo y el azúcar.

Las claras se pueden montar a mano o en la batidora eléctrica hasta que adopten una textura esponjosa.

Para preparar el merengue francés tenemos que batir las claras a punto de nieve y cuando empiecen a hacer espuma, añadir el azúcar hasta obtener un merengue brillante.

El merengue suizo es un poco más complicado. Hay que calentar las claras con el azúcar al baño maría hasta que alcancen los 55ºC. Cuando alcance la temperatura indicada, se montan.

Es ideal para usar en las tartas como decoración o relleno.

Finalmente el merengue italiano, cuya principal diferencia es que se prepara con almíbar en vez de azúcar y es el más complicado de todos.

Para preparar el merengue italiano tenemos que montar las claras a punto de nieve y por otro lado, preparar un almíbar con agua, azúcar y un poco de glucosa para evitar que cristalice el azúcar.

El almíbar hay que calentarlo hasta que alcance 118ºC. Una vez alcance la temperatura, se añade poco a poco sobre las claras mientras se baten hasta obtener un merengue muy brillante.

Un truco para montar las claras con facilidad es que no tengan restos de yema y usar un recipiente limpio y seco.

Para que pongas en práctica las diferentes técnicas para elaborar merengue te proponemos las recetas de Pavlova de mango, frambuesas y salsa de fruta de la pasión y la Tarta Alaska.

Si quieres ver más trucos de respostería de Alma Obregón, no te pierdas nuestro especial. 

TE RECOMENDAMOS

La tienda de canal cocina