Tarta rústica con coulis de frutos rojos

Las claves

  • Ingr. prin.: Frutas
  • Plato: Postre
  • Estilo: Cocina de fiesta.
  • Ambiente: Celebraciones.
  • Tiempo: alto
  • Dificultad: medio
  • Comensales: 4

INGREDIENTES PRINCIPALES

  • 200 gr Frutos del bosque para el Coulis
  • 70 ml Agua para el Coulis
  • 90 gr Azúcar para el Coulis
  • 240 gr Azúcar para el Bizcocho
  • 100 gr Mantequilla a temperatura ambiente para el Bizcocho
  • 130 ml Nata Líquida para el Bizcocho
  • 1 ud Naranja de zumo con piel para el Bizcocho
  • 260 gr Harina de repostería para el Bizcocho
  • 1 Sobre Levadura química en polvo para el Bizcocho
  • 1 Pizca de sal para el Bizcocho
  • 3 Uds Huevo Campero para el Bizcocho
  • 500 gr Queso crema para el Frosting
  • 120 gr Azúcar glas para el Frosting
  • 100 gr Mantequilla a temperatura ambiente para el Frosting
  • 150 gr Frambuesas para la decoración
  • 150 gr Arándanos para la decoración
  • 250 gr Fresas para la decoración
  • 1 Azúcar glas para espolvorear la tarta

Preparación de la receta


Lo primero que prepararemos será el Coulis y para ello en un cazo a fuego suave ponemos los frutos rojos, junto con el agua y el azúcar. Dejamos que el azúcar se disuelva por completo, sin llegar a hervir, pues lo que queremos obtener es que los frutos rojos adquieran un toque de dulzor.
Una vez listo, sacamos de la cazuela y lo trituramos con una batidora hasta que no quede ningún trozo. Como nos quedarán las semillas de los frutos, lo que haremos será pasar el coulis por un colador para deshacernos de ellas.
Nos quedará una salsa de color intenso, con un toque de espesor fantástico y un sabor verdaderamente impresionante, mezcla de amargor y dulzor. Rservamos para que se enfríe.


Para preparar los bizcochos:
Encendemos el horno a 180°, con calor arriba y abajo.
Para realizar los bizcochos he utilizado moldes de 17 cms de diámetro, redondos. Los engrasamos con un poco de mantequilla y reservamos.

Cortamos la naranja en trozos y sin desperdiciar nada del zumo, la trituramos. Veréis que por mucho que la trituremos, siempre nos quedarán diminutos trozos de piel de naranja, que no debemos de quitar, pues le aportarán un toque extra al bizcocho que lo hará delicioso. Reservamos.

En un bol batimos los huevos con el azúcar y seguidamente añadimos la naranja que hemos triturado. Batimos nuevamente y añadimos la mantequilla que tendremos a temperatura ambiente. Una vez incorporada completamente, añadimos la nata y de nuevo batimos.

Ahora sólo nos queda por añadir los ingredientes secos, que son harina, levadura y sal, y que previamente tamizaremos juntos, antes de añadirlos al bol donde tenemos todos los ingredientes húmedos mezclados.

Una vez todos los ingredientes estén bien mezclados, repartiremos nuestra mezcla en tres moldes, que previamente habremos engrasado con mantequilla.

Golpeamos los moldes sobre la encimera para sacar el aire que se haya creado durante la preparación y los metemos en el horno durante 20 minutos.
Antes de sacarlos, comprobaremos que están hechos, pinchando con un palito en el centro, que es la zona que más tarda en hacerse. Si vemos que durante el horneado se empiezan a tostar demasiado por arriba, los tapamos con un poco de papel de aluminio y seguimos horneando. Eso sí, nunca abriremos el horno antes de haber transcurrido al menos dos tercios del horneado, o el bizcocho se hundirá.

Una vez listos, los sacamos y dejamos reposar unos 5-10 minutos sobre una rejilla antes de desmoldar. Una vez los hayamos desmoldado, los colocaremos boca abajo sobre la rejilla hasta que terminen de enfriarse por completo.


Mientras los bizcochos se enfrían, prepararemos el Frosting de queso:
Echamos la mantequilla que tendremos a temperatura ambiente en un bol junto con el azúcar y batimos hasta que ambos ingredientes se hayan unificado. A continuación añadimos la crema de queso y volvemos a batir.
Si aún no están los bizcochos fríos del todo, mantendremos el frosting en la nevera hasta su uso. En el caso de que haya endurecido demasiado en la nevera hasta su uso, lo mantendremos un rato a temperatura ambiente y ¡listo!.


Montaje de la tarta:
Untamos un poco de frosting que tenemos preparado sobre la base donde vayamos a colocar la tarta, para evitar movimientos indeseados.
Colocamos el primero bizcocho (la parte de arriba del bizcocho la colocamos hacia abajo para conseguir bordes más perfectos) y sobre este añadimos una generosa capa de frosting.
Repetimos este paso con el resto de los bizcochos y el frosting.
Una vez estén todos colocados, el frosting que nos habrá rebosado un poco por lo lados, lo vamos extendiendo alrededor de la tarta.
La cantidad no será suficientes para cubrir los bizcochos, pero eso es exactamente lo que estamos buscando, ¡la imperfección perfecta!
En la parte de arriba de la tarta, untaremos algo más de frosting, para que esta quede bien cubierta y sobre ella iremos colocando los frutos rojos frescos, que previamente habremos lavado y secado con mucho cuidado para no estropearlos, como arándanos, frambuesas, fresas,....
En la parte de abajo de la tarta, colocaremos unas ramas a modo de decoración y por último espolvoreamos con azúcar glas la tarta.


Serviremos la tarta acompañándola con una salsera, donde habremos puesto el Coulis de Frutos Rojos, para que cada uno se sirva la cantidad que quiera con su trozo de tarta.
En resultado es un sabor fantástico!


¡Encuentra todo lo que necesitas para preparar esta receta en nuestra Tienda de Canal Cocina!

TE RECOMENDAMOS

La tienda de canal cocina