Muffins de cava

Las claves

  • Ingr. prin.: Otros
  • Plato: Postre
  • Estilo: Cocina dulce.
  • Ambiente: Celebraciones.
  • Tiempo: medio
  • Dificultad: bajo
  • Comensales: 4

INGREDIENTES PRINCIPALES

  • 120 gramos de azúcar
  • 3 huevos
  • 100 ml de aceite de girasol
  • 250 ml de cava
  • 350 gramos de harina
  • 5 gramos de bicarbonato sódico
  • azúcar granulado para la superficie

Preparación de la receta


En un bol ponemos los huevos y el azúcar y batimos hasta obtener una mezcla cremosa.


Añadimos el aceite de girasol y el cava y mezclamos hasta que estén integrados.


Ponemos el bicarbonato y la harina y mezclamos lo justo hasta integrar. No queremos añadir aire a la masa.


Si nos lo podemos permitir tapamos el bol y lo metemos en el frigorífico durante dos o tres horas. Así la masa subirá mejor. Si no tenemos tiempo horneamos directamente, que tampoco pasa nada.


Colocamos las cápsulas que vayamos a utilizar en nuestra bandeja para hornear muffins.


Con ayuda de una cuchara para helados vertemos la masa en cada cápsula sin llegar hasta el borde.


Espolvoreamos azúcar granulada en la superficie.


Introducimos en el horno precalentado a 200º C y pasados diez minutos bajamos a 180º C y horneamos unos diez minutos más.Comprobamos que estén horneados pinchando con una brocheta de madera. Si sale limpia apagamos el horno y dejamos con la puerta entreabierta unos 5-10 minutos.


Sacamos de la bandeja y dejamos enfriar por completo sobre una rejilla.


¡Bon appétit!


Foto del plato terminado:

Trucos

Con estas cantidades me ha dado justo para 12 muffins.

El cava tenía perdidas las burbujas pero aún así la masa ha subido muy bien ¡no tenéis más que ver el copete! Deja cierto saborcito muy agradable en contraste con el azúcar perlado que hacen de estos muffins un bocado diferente a lo que estamos acostumbrados.

Son ideales para un desayuno o merienda "más sofisticados" e incluso para regalar y quedar divinamente porque su sabor no dejará indiferente a quien lo pruebe.

Que nadie se llame a engaños que comer uno de estos muffins no es como terciarse una botella de cava. No dejan de ser muffins pero con un toque distinto.

En la masa en crudo sí que se nota más el cava, pero tras el reposo y el horneado no tiene tanto protagonismo. Por supuesto son aptos para todo el mundo, incluso para niños, porque el alcohol se evapora felizmente en el horno.

Si no tenéis azúcar perlado podéis espolvorear con azúcar blanco normal, aunque estéticamente quedarán diferentes.

La receta es de invención personal ¡espero que os guste!

TE RECOMENDAMOS

La tienda de canal cocina