Croquetas con crema de marisco

Las claves

  • Ingr. prin.: Pescados y Mariscos
  • Plato: Entrante
  • Estilo: Cocina casera.
  • Ambiente: Buffet.
  • Tiempo: alto
  • Dificultad: bajo
  • Comensales: 4

INGREDIENTES PRINCIPALES

  • 1/4 Pimiento rojo
  • 1/2 pimiento verde
  • 1 cebolleta pequeña
  • 1 puerro, la parte blanca
  • 50g mantequilla
  • 20ml aceite ove
  • 8 palitos surimi
  • 12 gambones crudos y limpios
  • 750ml crema de marisco Aneto
  • 250ml nata líquida
  • 100g harina
  • cucharita nuez moscada
  • 4 huevos
  • 250g pan rallado (aproximadamente)
  • 300ml aceite para freír (dependiendo del recipiente)
  • sal
  • la salsa
  • 4 cucharadas de mayonesa
  • 1 cucharita (de café) de wasabi
  • 1 cucharada de salsa teriyaki

Preparación de la receta


Es una receta tan sencilla que quizás no sea digna de participar en un concurso, pero es que las croquetas me pierden, me gustan tanto que disfruto probando con nuevos rellenos, confieso que no siempre acertados, pero no importa, hay que probar y disfrutar en la cocina, y con estas croquetas donde una parte muy importante es la crema de marisco de Aneto, no solo he disfrutado me he sorprendido a mi misma, porque he descubierto un mundo nuevo para mis croquetas.


Croquetas de marisco que empiezo con un sofrito que preparo con

La cuarta parte de un pimiento rojo
Medio pimiento verde, de los largos
Una cebolleta pequeña
Y la parte blanca de un puerro

Una sartén amplia, en su fondo unos 50g de mantequilla y 20ml de aceite de oliva virgen extra, para evitar que se queme la mantequilla y porque me gusta el sabor que aporta.

Bien picada la parte de la huerta lo incorporo a la sartén con orden, primero la cebolleta, el puerro y un poco de sal. Cuando la cebolleta empieza a perder la vergüenza incorporo los pimientos y todo junto y a fuego lento dejo pochar casi hasta el aburrimiento, el de las verduras, porque yo mientras preparo los palitos y los gambones.


A los 12 gambones, después de pelarlos, les hago un corte en el lomo y le quito lo negro, desde que se lo que es no dejo ni rastro, y los troceo.

8 palitos de surimi bien picado pasan a formar parte de la fiesta de la satén, unas vueltas y ya es hora de incorporar los gambones, enseguida los 100g de harina, unas vueltas para que pierda el punto de cruda y enseguida más vueltas.


Es el momento de empezar a añadir la crema de marisco. Toda de golpe no, como unos 400ml y a mezclar, sin prisa pero sin pausa sin dejar de remover.

Cuando está bien incorporada añado una parte de la nata, la mitad más o menos, es decir unos 125ml, y sigo mezclando.


Es el turno de la nuez moscada, que recién rallada y en generosa cantidad pasa a formar parte de la fiesta.

El resto de la crema de marisco y sigo mezclando.


Mezclo la nata restante con unas ramitas de perejil, lo trituro y por supuesto a la mezcla.

A partir de aquí solo falta paciencia, porque la masa de las croquetas, por lo menos las que a mi me gustan, tiene que cocer hasta que se separe de las paredes de la sartén sin dejar rastros, vamos, que ni un CSI lo tendría fácil.

La pasta está lista para descansar en un recipiente, que bien tapado con film plástico para que no haga costra, pasará la noche en la nevera.


Y tan solo queda lo más fácil todavía, el rebozado.

Por un lado pan rallado, en otro 4 huevos bien batidos, dos cucharas para darles forma y así hasta que no quede ni rastro de la pasta.

Dar forma, al huevo, al pan rallado y a la bandeja.


Para acompañarlas, una mayonesa de wasabi de lo más sencillita pero también de lo más agradecida.

Mayonesa, wasabi y salsa teriyaki. Mezclar bien y listo.


Solo queda la fritura, para ella, abundante aceite de oliva virgen extra, aceite que debe tener una generosa temperatura y por supuesto cubrir las croquetas por completo para que no se rompan.

Poner sobre papel absorbente para que escurran el aceite. Y ya están, listas para disfrutar.

Y como es casi Navidad que mejor manera que en una copa con el fondo ocupado con una cucharadita de la mayonesa de wasabi.


Sorprendentemente deliciosas, espero que os gusten.


Foto del plato terminado:

Trucos

Si no gusta el film plástico, pinchar con un tenedor un trozo de mantequilla fría y deslizar por toda la superficie caliente, la mantequilla se va fundiendo y crea una capa perfecta para luchar contra esa especie de costra seca que se forma con el aire.

¿Anécdota? ninguna mejor que la cara de felicidad de mis compañeros de trabajo.
¡Encuentra todo lo que necesitas para preparar esta receta en nuestra Tienda de Canal Cocina!

TE RECOMENDAMOS

La tienda de canal cocina