• Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
Compartir:

El descenso de las temperaturas y la humedad hacen que cambie completamente nuestra dieta. Pasamos de preparar platos frescos y ligeros a otros más contundentes con productos propios del otoño. Entre las verduras y hortalizas destacan los esperados hongos que gracias a las lluvias y días soleados pueblan el terreno. Además, vuelve la acelga, alcachofa, coles y endibia. Entre los productos del mar, de septiembre a diciembre, encontramos corvina, chicharro, dorada, besugo, berberecho o buey de mar entre otros pescados y mariscos propios de la estación otoñal. Las carnes de caza cobran todo el protagonismo entre los productos cárnicos; jabalí, liebre, faisán, becada, cabra montés y conejo de monte son las estrellas. Entre las frutas están la uva, chirimoya, membrillo, caqui o la manzana. El otoño es el mejor momento de los frutos secos, almendras, pistachos, pipas, piñones o pasas son algunos de ellos.