Noticias - Me voy a comer el mundo

Me voy a comer el mundo: Kuala Lumpur

16 de mayo de 2018

En el capítulo 29 del programa de televisión Me voy a comer el mundoVerónica Zumalacárregui da un salto  hasta el continente asiático. Visitamos la gran metrópolis Kuala Lumpur, capital de Malasia donde confluye la viveza de la vida moderna con la multiculturalidad de tres antiguas etnias distintas.

Una ciudad que destaca por sus colosales rascacielos y se conoce por ser el paraíso de la comida callejera. Se fusiona una realidad armoniosa de culturas, sabores y religiones comprendida por un 50% de población malaya mayoritariamente musulmana, otro 23% de origen chino y un 7% de raíces indias; por lo que se pueden encontrar mezquitas, santuarios hindúes y templos budistas.

PARAÍSO DEL STREET FOOD

Frente a las Torres Petronas, las famosas torres gemelas, quedamos con Shanaz, un malasio que trabaja en una empresa química. Para empezar el viaje subimos al puente que une las dos torres que se encuentra a 170 metros en el piso 40.

La siguiente parada es un templo budista, allí se puede comer por un precio muy asequible un delicioso buffet vegetariano. La comida la preparan voluntarios y se comparten todas las mesas, es un bonito símbolo de la convivencia. Entre el extenso buffet cogemos noodles, calabaza, tofu, un rollito de primavera y verduras salteadas.

En Kuala Lumpur lo común es ingerir 6 comidas al día, de la misma manera que es habitual comer en puestos callejeros. La zona de street food preferida es Kampung Baru. El pollo frito forma parte de la comida diaria de los malayos, está rebozado en harina y cúrcuma, se come con arroz, salsa y hierbas. Nos sorprende que la comida para llevar se sirve en papel reciclado sobre una hoja de plátano. Otro plato típico de los mercados de comida es la raya, un pescado envuelto en hoja de plátano, además del arroz azul con coco rallado tostado y pescado seco con su salsa.

Ayudamos a la madre de Shanaz, que es malaya y musulmana, a preparar unos fideos en sopa de curry, una receta con raíces indias y chinas. En este plato destaca ingredientes como la cabeza de gambas machacada, crema de coco, berenjenas, fish cake, albóndigas de pescado, tofu seco, tamarindo seco, gambas y hojas de menta.

RETO GASTRONÓMICO

En el mercado de Chow Kit nos encontramos con Rosita, una malaya profesora de español. Este mercado nos deja boquiabiertos por la variedad de frutas exóticas como el dragon fruit, el ojo de gato y el chiku. También nos impresiona que venden vivos los pavos, patos y gallinas.

Rosita cocina para nosotros un Rendang. Licua el sofrito que contiene cebolla, ajo, jengibre, lemon grass, cúrcuma y chile, al que se le añade carne, leche de coco, panela, pasta de coco rallado, tamarindo seco y un toque final de hoja de cúrcuma, y como casi todos los platos, se acompaña de arroz.

Una zona muy animada de la cuidad es Jalan Alor. Allí nos encontramos con Dayana, una estudiante de español. Nos presenta el Bak kut tek, un caldo que tiene un mix de vísceras como corazón, pulmón, intestino y tripa. Luego experimentamos el famoso Aliento de dragón, una galleta congelada que al comerla sacamos humo por la boca y por la nariz como si fuésemos unos verdaderos dragones. Seguimos con un pincho de rana trinchada, que primero se fríe y luego se coloca a la parrilla. El reto final que nos pone a prueba Dayana es probar la verdura nacional que huele mal, a la que ella misma da el nombre de judías apestosas.

CHAPUZÓN EN UN RASCACIELOS

A las 9 de la mañana quedamos con Sri quién nos saluda con la mano en el corazón. Desayunamos como lo hacen en la zona, comiendo una especie de pan que se llama Roti Canai, una masa muy fina hecha de harina de trigo, huevo y mantequilla, que se acompaña con salsa de chile y anchoas. Presenciamos la preparación del Teh Tarik, la bebida típica que se hace con té negro, leche condensada y leche evaporada. Se mezcla una y otra vez de una taza a otra a larga distancia, detalle que hace que quede muy espumoso.

Continuamos al templo de las Cuevas de Batu, el hogar del dios Murugan, donde nos maravillamos con la estatua del dios de 42 metros. El templo es una completa maravilla rocosa, ya que está enclavado en las cuevas situadas a 100 metros de altura y para llegar a él hay que subir 272 escalones.

Vamos a Little India, donde se vive y se come como en India. Probamos postres hindús muy coloridos, como uno de color naranja que está hecho de lentejas y cúrcuma que se llama Laddu.

Un restaurante destacado de Kuala Lumpur es Hemisphere. Está ubicado en uno de los rascacielos, desde donde se tiene una vista perfecta del skyline. Aquí entramos en la cocina y vemos como el chef prepara una gamba local de río marinada con ajo y perejil. El menú de la gamba a la plancha termina con un refrescante chapuzón frente a la vista de la ciudad.

DE COPAS EN EL HELIPUERTO

Quedamos con Liyana, una malaya que habla español, en el nacimiento de la capital; el punto donde se unen los dos ríos. En el Hotel Istana, Amelia, una de las mejores chefs jóvenes del mundo, cocina un plato de pescado típico que se llama Ikan patin masak tempoya. Es un plato especial porque lleva 60 guindillas. Se tritura una mezcla de chalotas, cúrcuma y las guindillas. Luego añade menta, galangan y citronela, la flor de jengibre, además del ingrediente especial llamado tempoyak que es una fruta fermentada.

Al atardecer vamos a un helipuerto que es también un bar de copas, probablemente el bar más único del mundo. Allí bebemos un coctel azul que lleva zumo de coco y nos deleitamos con la vista privilegiada y los colores del cielo. Para finalizar el viaje gastro comemos el auténtico Pollo satay, que es el plato de la cocina malaya más copiado y conocido en el mundo. Son unas deliciosas brochetas de pollo marinadas en cúrcuma una noche antes, que se comen junto con una dulce salsa de cacahuete.   

No te pierdas los capítulos de Me voy a comer el mundo con Verónica Zumalacárregui en Canal Cocina. Consulta aquí los próximos pases de la serie Kuala Lumpur estreno jueves 17 de mayo de 2018 a las 17:00 y 23:30h.

Conoce el resto de ciudades que ya ha visitado Verónica Zumalacárregui en nuestra sección Me voy a comer el mundo.

TE RECOMENDAMOS

La tienda de canal cocina