Noticias - Me voy a comer el mundo

Me voy a comer el mundo: Bogotá

25 de abril de 2018

En el capítulo 26 del programa de televisión Me voy a comer el mundoVerónica Zumalacárregui viaja a Sudamérica para explorar Bogotá. Nos revela la extraordinaria cultura colombiana llena de vida, con una gran variedad gastronómica, música, baile y muchas sonrisas.

Una ciudad que acoge unos 11 millones de habitantes, que está a más de 2.600 metros sobre el nivel del mar y se rodea por unos increíbles cerros verdes desde donde se divisan los rascacielos que sobresalen de la urbe. Bogotá en su actualidad se encuentra en un momento de cambio y evolución que destaca por su eclecticismo y contrastes.

Nuestra primera anfitriona es Leonor Espinosa la mejor chef mujer de Latinoamérica quien nos describe la gastronomía colombiana: inmensa como su geografía y llena de ritmos como la música. Se conoce como el país de las mil cocinas gracias a la multiculturalidad producto de la historia donde la cultura de las etnias indígenas se ha mezclado con la europea, la africana, árabe, china y siria-palestina.

TUBÉRCULOS Y SOFRITOS, CLAVE DE LA GASTRONOMÍA COLOMBIANA

Verónica y Leonor recorren el mercado Plaza de Paloquemao repleto de frutas exóticas. Al entrar en el mercado seguimos la arraigada tradición local comiendo un Amasijo de almojábana acompañado de un típico café colombiano. Nos adentramos en el mercado y nos sorprenden la variedad de tubérculos andinos como el ñame, la arracacha y los cubios. Experimentamos con las frutas “pasionales” como la guanábana y el lulo.

Somos invitados a Misia, el restaurante de Leo, para deleitarnos con un plato excepcional: Pescado blanco envuelto en hojas de plátano con un guiso de plátano machado, tomate, ajo cebolla, coco y una salsa especial, que se envuelve como un tamal y se cocina al horno.

Antonuella y Eduardo, los chefs de Minimal, uno de los restaurantes más conocidos de Bogotá, nos invitan a su casa en el barrio de Chapinero. Somos testigos de la preparación del Cocido boyacense, plato que representa la auténtica manera de comer de hace muchos años de los campesinos e indígenas. El cocido goza de una variedad de seis tubérculos andinos entre los cuáles están los cubios y las chuguas más cuatro tipos de papas, todas coloridas. Los otros ingredientes son costillas de cerdo, calabaza y habas que se mezclan con los tubérculos, ya cocidos, en un caldo de mazorcas de maíz. Aprendemos que un buen sofrito es la clave de la cocina colombiana, y en este plato hay incluso dos: uno con cacahuetes como ingrediente principal y el otro con queso fresco.

LOCOMBIA

Nuestro segundo día empieza en un parque nacional, acompañados de Juan Felipe, especialista en viajes. Para el desayuno bebemos un jugo afrodisíaco de borojó, una fruta exótica del pacífico, junto con una ensalada de frutas bastante particular que contiene piña, papaya, melón, banana, manzana y el ingrediente especial: queso rallado.

En La Candelaria, propio centro de Bogotá, nuestra presentadora Verónica Zumalacárregui vuelve a recordarnos lo atrevida que es, probando las hormigas culonas, un snack autóctono. Pero no sólo eso, sino que en el puesto de comida del Piqueteadero de Doña Segunda prueba la famosa Cesta de fritanga que contiene toda una serie de vísceras poco comunes como el pescuezo y el corazón de gallina.

La noche nos emociona con la visita al ícono de Colombia Andrés Carne de Res, apodado también por Verónica como “Locombia”. Es un restaurante experiencial, un paraíso pagano que en cada esquina hay esculturas, dibujos y luces. Allí disfrutamos de la Bandeja paisa el plato estrella del restaurante en el que no falta de nada entre chicharrones, arepas, chorizos, carne molida o, mejor dicho, carne en polvo, arroz blanco, frijoles y plátano. Antes de empezar el banquete seguinos la costumbre de tomar el respectivo chupito de agua ardiente.

EMPEZANDO BIEN EL DÍA

En casa de Jaime y Lia nos espera un típico desayuno santafereño. Nos reciben con un tinto o “tintico”, que es el café muy ligero elaborado con agua de panela que suelen tomar antes del desayuno. Se inicia el desayuno con el Caldo bogotano de carne y papas, seguido de unos Huevos pericos con tomate, cebollino, queso, crema de leche y cilantro, junto con unas Arepas de choclo con queso y crema agria. 

Tras cargar pilas en el desayuno subimos en funicular al Cerro Monserrate, uno de los puntos más altos de la ciudad. Visitamos una casona de 1920 donde se encuentra el Restaurante Santa Clara. Yesenia, la cocinera, prepara un Ajiaco colombiano, un plato de cuchara hecho con un caldo de pollo, tres tipos de papas, granos de maíz tierno y huasca, una hoja silvestre que es el ingrediente esencial.

A media tarde tomamos una merienda confusa, ya que es más salada que dulce, en el restaurante La Puerta Falsa. Se conforma de un tamal, panecillos y un chocolate caliente al que añadimos trozos de queso. Toda una fusión de sabores que impresionan a cualquier paladar.

El viaje gastronómico bogotano concluye en un pueblo a las afueras de la ciudad en compañía de María Cata y su familia. Un domingo al estilo colombiano, día de finca y sancocho. El Sancocho es un plato que se prepara con ayuda de toda la familia pero que solo uno se encarga de la cocción en una olla de gran tamaño. Entre sus ingredientes tenemos costillas de res y cerdo marinadas, muslos de pollo marinados, mazorcas de maíz, yuca, plátano verde, plátano pintón y auyama, que es un tipo de calabaza. Todo este guiso se acompaña con arroz y una salsa de aguacate.

No te pierdas los capítulos de Me voy a comer el mundo con Verónica Zumalacárregui en Canal Cocina. Consulta aquí los próximos pases de la serie Bogotá estreno jueves 26 de abril de 2018 a las 17:00 y 23:30h.

Conoce el resto de ciudades que ya ha visitado Verónica Zumalacárregui en nuestra sección Me voy a comer el mundo.

TE RECOMENDAMOS

La tienda de canal cocina